Menú Buscar
Alumnos de la escuela Pit-Roig de Barcelona, cuya asociación de padres se ha movilizado en favor de sus derechos / TWITTER

Padres de alumnos en pie de guerra contra la Generalitat en pleno coronavirus

Tras demostrar que los datos de la Consejería sobre la aportación de las familias a la escuela pública no cuadran, se abre un nuevo frente: el impago a las empresas de servicios educativos

7 min

Cifras sobre la aportación económica de las familias a la escuela pública que no cuadran e impago a las empresas de comedores escolares durante esta crisis del coronavirus. Los agravios denunciados por los padres de alumnos se acumulan, que está poniendo a prueba la gestión de la Generalitat.

Según las cifras de la Consejería de Enseñanza publicadas por Crónica Global, las familias catalanas pagaron entre 2017 y 2018 (último ejercicio del que dispone datos) un total de 145,1 millones, tanto en centros educativos ordinarios como en los de máxima complejidad.

Pagos de las familias al sistema educativo catalán
Pagos de las familias al sistema educativo catalán / GENCAT

Por zonas, destaca Barcelona –donde la escuela pública depende del Consorcio de Educación, donde participal Ayuntamiento y la Generalitat--, donde los padres abonaron 21,3 millones; seguida de Maresme-Vallès Oriental, 20,1 millones; Vallès Occidental, 19,8 millones, Baix Llobregat, 18,7 millones; Girona, 16,7 millones; Barcelona-comarcas, 14,8 millones, Catalunya Central, 11,7 millones; Tarragona, 11,3 millones; Lleida, 8,1 millones y Terres d’Ebre, 2,2 millones.

Sin embargo, las cifras no convencen al Oservatorio de Datos de la Federació d’Associacions de Mares i Pares d’Alumnes de Catalunya (FAPAC), entidad autora del estudio La contribución económica de las familias al sistema educativo catalán, presentado a finales de noviembre.

Los datos no cuadran

Advierten de que la tabla hecha pública por el departamento no comprenden los años naturales 2017 y 2018, como aseguran, sino únicamente los del año 2018 “según los datos que obtuvimos vía portal de transparencia para realizar nuestro estudio”, explican a este medio.

Así, si se suman todos los importes, el resultado “se acerca mucho a la cifra que obtuvimos nosotras en el estudio que realizamos, a nosotros nos dio 147 millones, a ellos les suma más de 145 millones.

La pequeña diferencia que existe entre el total de la Generalitat y el de FAPAC “puede deberse a que el programa que ellos utilizan para contabilizar estos gastos (Programa Esfera) no incluye algunos pagos que recogen directamente las AMPA/AFA y que no quedan reflejados en el programa”.

Centros de máxima complejidad en BCN

Por ejemplo, el 11% de las AMPA/AFA que respondieron a la encuesta se encargan de gestionar los pagos del material escolar. “Aún así, si te fijas, su cifra y la nuestra se acercan mucho, así que podríamos decir que nos están dando la razón.

Asimismo, los datos sobre los Centros de Máxima Complejidad (CMC) en Barcelona “no son ciertos, es falso que no haya ningún CMC. Estos datos son públicos, se pueden encontrar en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), varían de un año a otro”. A los padres tampoco le cuadra los datos sobre centros ordinarios en la misma ciudad, porque “si están hablando de centros de primaria y secundaria, el total son muchos más”.

Desglose

En respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por la diputada de PSC-Units, Esther Niubó, el departamento afirma que no dispone de datos del gasto desglosado en libros de texto, salidas o actividades extraescolares. El informe de FAPAC si detalla el gasto: las familias catalanas aportan anualmente 147,9 millones de euros a la escuela pública, repartidos entre 65,3 millones para material escolar a través de cuotas, algo que está prohibido; 78,4 millones en concepto de salidas escolares y 4,2 a través de las aportaciones de las AMPAS.

Cuota de material escolar que se pagan por territorio / FAPAC
Cuota de material escolar que se pagan por territorio / FAPAC

Tras demostrar que la escuela pública está lejos de la gratuidad total, los padres de alumnos no bajan la guardia y ahora abren un nuevo frente contra el Departamento de Educación por su negativa a asumir el gasto salarial de las empresas que gestionan los comedores escolares.

Los salarios de las empresas de servicios

Según FAPAC, el Govern excluye ahora esas empresas del decreto publicado la semana pasada, a través del cual la Generalitat se comprometía a asumir el pago de los salarios de todos aquellos trabajadores de empresas con contrato público.

Disposición de comedor escolar según el tipo de centro / FAPAC
Disposición de comedor escolar según el tipo de centro / FAPAC

Ese decreto estipulaba que, a pesar de quedar suspendida la actividad laboral de las trabajadoras de las empresas de los servicios educativos complementarios -entre ellos el comedor escolar-, la Generalitat se comprometía a asumir todos los costes salariales de las empresas con contrato público. Este decreto prohibía, pues, que las empresas se pudieran acoger a un ERTE como medida para hacer frente al desequilibrio económico provocado por el cierre de centros educativos y suponía una garantía para las trabajadoras de este sector.

Indemnizaciones

La Generalitat puntualiza que podrán optar a indemnizaciones por las pérdidas derivadas de la suspensión del contrato, pero no especifica ni los plazos ni las condiciones para recibirlas y deja esas decisiones a discreción del Departamento de Educación.

La FAPAC considera que esta exclusión “es del todo injustificada, ya que justamente las empresas de comedor escolar son las que, por volumen de plantilla, se ven más afectadas por el cierre de las escuelas. Además, supone una discriminación hacia las trabajadoras de un sector laboral altamente feminizado y que cuenta con unas condiciones laborales ya muy precarias”.

Por ello, aprovechan para reclamar medidas urgentes para que las AMPA/AFA puedan gestionar los servicios complementarios.