Menú Buscar
Nace La Remor, la entidad que busca retomar la vía de la "desobediencia"

Nace La Remor, la entidad que busca retomar la vía de la "desobediencia"

Esta nueva entidad, que se muestra crítica con la gestión de los líderes independentistas tras el 1-O, desplegará acciones directas para "erosionar al Estado en Cataluña"

6 min

Proclamar la independencia, pero sin irse después de vacaciones. La nueva entidad independentista La Remor es muy crítica con “la gestión post-referéndum” que hicieron los líderes políticos independentistas el pasado mes de octubre. Por esta razón han nacido, para recuperar la “desobediencia civil y pacífica” --explica uno de sus fundadores-- que se inició el 6 y 7 de septiembre con la aprobación en el Parlament de las leyes de referéndum y de transición jurídica.

Coincidiendo con la celebración de la Diada, el próximo 11 de septiembre, harán su presentación pública. De momento cuentan con un comité nacional, pero el nombre del presidente y sus miembros se revelará en la presentación. Su siguiente paso será el lanzamiento de una campaña para buscar socios y convertirse en un nuevo puntal para que el independentismo cumpla con el "mandato" que salió del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Desgastar el Estado en Cataluña

“Nuestro objetivo es revertir la pasividad del independentismo institucional. Dar una respuesta activa y de resistencia no violenta a través de acciones directas. A diferencia de lo que se ha hecho hasta ahora, son acciones que la gente tiene que ver como útiles, que puedan erosionar a esferas de poder del Estado en Cataluña”, abunda.

Desde la nueva entidad se muestran críticos tanto con el papel del anterior Gobierno que lideraba Carles Puigdemont como de las entidades ANC y Ómnium Cultural: “La gestión post-referéndum de los líders políticos fue un fracaso. Deben asumir errores, explicar la verdad y dejar paso a caras nuevas y discursos nuevos”.

Discrepancias con la ANC

Una de los "errores" que desde un sector del independentismo se reprocha a la ANC y Ómnium Cultural es la de no lanzar la consigna para que más gente saliera a la calle durante la proclamación de independencia del 27 de octubre en el Parlament. Hubo alguna gente que acudió delante de la Cámara catalana, pero mucho menos de la que desde las entidades tienen capacidad para movilizar.

La entidad de nuevo cuño se desmarca, a este respecto, de la ANC, aunque ve en la nueva presidente Elisenda Paluzié una posibilidad de recuperar la vía de los hechos consumados. No obstante, también desde la CUP y colectivos afines se ha criticado la dependencia de ANC y Ómnium de los partidos políticos que han dado marcha atrás en el desafío secesionista.

“La ciudadanía no supo plantarse”

Pero las críticas no se detienen aquí. A su juicio, la no aplicación del resultado del 1-O fue una “suma de culpas” . Entre estos culpables, también cuentan la respuesta “represiva” del Estado y la inacción de la misma ciudadanía: “La ciudadanía no supo plantarse, nos fuimos también nosotros de vacaciones, como el Govern”.

Debido a la senda legalista que, hasta la fecha, ha adoptado el nuevo Ejecutivo catalán, calculan que hay una parte de los catalanes que se sienten “decepcionados” y que comparten las “recetas” de desobediencia civil que desde la entidad quieren emprender. En este sentido, aseguran que intentarán “seducir” al mayor número de catalanes para que vean que la vía unilateral que se abrió durante la votación del pasado otoño es la solución para implementar la república catalana.

“El miedo a la cárcel no nos frenará”

La Remor también abrirá una rueda de contactos con los autodenominados Comités en Defensa de la República (CDR) para “unir esfuerzos”. No obstante, su objetivo es más a largo plazo y con una estrategia global que se diferencia del tipo de acciones más descentralizadas que llevan a cabo estos colectivos.

Aseguran que son conscientes de que, si adoptan ese rol de líderes civiles e incurren en la desobediencia, pueden terminar en la cárcel, pero buscan la coherencia que les ha faltado a muchos líderes independentistas. "Estamos dispuestos a asumir el ejercicio del derecho a la autodeterminación y que eso implica represalias". "El miedo a la cárcel no nos frenará", remachan.