Menú Buscar
Imagen del exterior de la cárcel de Estremera / EFE

Junqueras, Romeva y ‘los Jordis’ pasan la noche en la cárcel de Valdemoro antes de su traslado

Los cuatro presos por el ‘procés’ junto a Bassa y Forcadell viajan este martes a Zaragoza y llegarán a Cataluña el miércoles

4 min

Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart han pasado la noche del lunes en la cárcel de Valdemoro (Madrid), el centro de tránsito de presos. Desde allí, serán trasladados a Zaragoza, donde pasarán el martes, y llegarán a Cataluña el miércoles para ingresar en prisiones catalanas. Harán el mismo recorrido la exconsejera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

Una vez lleguen a Cataluña, la Guardia Civil decidirá si traslada a los seis a la cárcel de Brians 2, el centro penitenciario de tránsito de la comunidad. Si es así, serían los Mossos d’Esquadra los encargados de llevar a Junqueras, Romeva y los Jordis a la prisión de Lledoners de Sant Joan de Vilatorrada, a unos 70 quilómetros de Barcelona, y a Bassa y Forcadell a la de Puig de les Basses de Figueres.

Un solo furgón

La intención es que los seis procesados por rebelión y malversación de fondos públicos sean trasladados primero a Zuera (Zaragoza) y después a Cataluña en un solo furgón. Los demás presos están todavía pendiente de la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena sobre su traslado a cárceles catalanas, ya que lo solicitaron más tarde.

La petición llegó al Supremo la mañana del lunes, por lo que es previsible que este mismo martes se pronuncie sobre el asunto y, como ha ocurrido con los demás, acepte el traslado de Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull de Estremera (Madrid) a Cataluña. El Ministerio del Interior emitió el lunes un comunicado en el que aseguraba que su viaje sería “más adelante” precisamente por este motivo.

Nuevo Gobierno

Un mes tras la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno, los presos son trasladados. De hecho, el criterio de Interior ha sido trasladar a los presos siempre y cuando el magistrado hubiera terminado las diligencias que requirieran la presencia física de los encarcelados. Llarena así lo concluyó. El presidente del Ejecutivo insistió el lunes en que “no hay ninguna implicación política” en la decisión, sino que se trata del “cumplimiento de la legislación penitenciaria”.

El régimen de visitas en las dos cárceles catalanas, las más nuevas del sistema penitenciario de la comunidad, es el mismo que el que tenían hasta ahora. Los familiares podrán acudir 40 minutos cada fin de semana a visitar a los presos, ya sea en una sesión o en dos de 20 minutos. Los políticos que tienen hijos menores de 10 años también pueden hacer un encuentro de convivencia de 90 minutos al mes.