Menú Buscar
Camil Ros (i) y Javier Pacheco (d), secretarios generales de los sindicatos UGT y CCOO de Cataluña en una de las manifestaciones convocadas en el marco del proceso independentista / CG

Los grandes sindicatos descafeínan la huelga general

CCOO y UGT de Cataluña perfilan que sean los centros de trabajo los que decidan cómo se define el paro político convocado para mañana

5 min

Las cúpulas de CCOO y UGT de Cataluña están reunidas desde las nueve de la mañana de este lunes para intentar pactar qué es un paro general. La convocatoria que hicieron ayer por la noche en la Mesa de la Democracia, donde también están representadas dos patronales catalanas, Pimec y Cecot, además de las organizaciones independentistas que llevan la batuta del procés. Por ahora, lo único que se ha acordado es que se trata de una movilización distinta a la de una huelga general.

“Se trata de unos paros cívicos”, indican los conocedores de los debates que se mantendrán hasta el mediodía. La excepcionalidad de la ocasión se demuestra en que se hará un paréntesis a las 12 del mediodía para participar en las concentraciones que el mismo espacio de diálogo convocó para mostrar su rechazo a la actuación de la Guardia Civil y la Policía Nacional en Cataluña.

Protestas pactadas con los empresarios

Perfilan que sea cada centro de trabajo el que concrete cómo se articula la protesta. De acuerdo con las direcciones, de entrada se eliminan los piquetes y las adhesiones voluntarias de las huelgas generales al uso, que implican dejar de cobrar la jornada. “Se trata de un paro político, no es laboral”, indican los mismos interlocutores.

Se descafeína de este modo la convocatoria que han hecho los sindicatos minoritarios --CGT, Intersindical Alternativa (IAC), Intersindical CSC y COS, a la que se han sumado CNT y En Construcció, organización testimonial de Telefónica-- para mañana.

UGT rechaza la independencia unilateral

“La huelga general es una huelga laboral con connotaciones laborales; este paro tiene connotaciones políticas, por lo que sería un fraude situarlo en este contexto”, ha asegurado el secretario general de UGT, Josep María Álvarez, en una entrevista en Antena 3 esta mañana. Marca la discusión que se mantiene en la cúpula de la organización en Cataluña. De hecho, Álvarez se ha desplazado hasta Barcelona para participar en el debate.

En la misma entrevista, ha remarcado que “UGT no ha tomado ninguna decisión en relación con la declaración unilateral de independencia (DUI)” y avanza que la “confederación no va a dar apoyo a una convocatoria de estas características”.

Fuentes de la organización consideran que si algún trabajador quiere unirse a la huelga general cuenta con la convocatoria de los minoritarios --representan aproximadamente el 6% de la fuerza laboral-- que ha sido autorizada por la Generalitat. Indican que como los objetivos de la protesta son políticos se deben canalizar a través de las movilizaciones ciudadanas.

Comparecencia conjunta de CCOO y UGT

El debate que se mantiene en la comisión ejecutiva federal discurre en el mismo sentido. No se quieren dejar arrastrar por la demanda de la CUP de paralizar el país con una huelga general, apuestan por una acción de rechazo a las cargas policiales que se vivieron en el 1-O, sin ir más allá, que se pacte con la dirección de la empresa

Javier Pacheco y Camil Ros, secretarios generales de CCOO y UGT de Cataluña, han convocado una rueda de prensa a las 16.30 horas para acabar de perfilar este paro general.

Posición de USOC

El tercer sindicato catalán, USOC, ya ha hecho pública su posición. Apuesta por la “realización de concentraciones con tiempo limitado y realizadas a las entradas de los centros de trabajo como protesta a la represión policial”. Pide a los empresarios que “faciliten estas acciones ya que la violencia nos afecta a todos”.