Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, en el Palau de Pedralbes

El Govern cierra filas en torno a la nueva política lingüística pese a la marcha atrás de Junts

La portavoz, Patrícia Plaja, defiende que el catalán es la lengua débil, que seguirá siendo vehicular y que hay que apartar a los tribunales de estas decisiones

4 min

El Govern de coalición de ERC y Junts cierra filas en torno a la nueva política lingüística apoyada por ambos partidos –así como por el PSC y los comuns—, a pesar de que los neoconvergentes se desmarcaron a posteriori del pacto por las presiones recibidas de distintas entidades y colectivos. Así lo ha afirmado la portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, en el marco de la II jornada de trabajo del Ejecutivo autonómico, celebrada este sábado en Pedralbes.

Plaja ha asegurado que hay “consenso” en el seno del Ejecutivo catalán sobre la cuestión de la reforma lingüística, si bien no ha aclarado si esta modificación de la ley podría salir adelante sin el apoyo de Junts, después de que su grupo parlamentario se desmarcase del pacto que había suscrito horas antes. No obstante, la portavoz sí ha asegurado que no hay “diferencias” entre los integrantes del Govern, sino una posición conjunta en la que destaca la decisión de “proteger y fortalecer el catalán” en la escuela y en todos los ámbitos.

La “judicialización” de la lengua

De hecho, la “judicialización del catalán”, como llama el hecho de que sean los tribunales los que fijen un porcentaje mínimo de enseñanza en castellano en las escuelas catalanas ante el monolingüismo decretado por el Govern, ha sido uno de los asuntos que se han tratado en esta jornada, y del que han salido “cuatro puntos de consenso”.

El primero, ha dicho, es el compromiso de “impulsar” el catalán en todos los ámbitos, en el “uso, aprendizaje y defensa de la lengua catalana” como “lengua propia” de Cataluña. La segunda afirmación es que “el catalán es y seguirá siendo la lengua vehicular de la escuela”. En tercer lugar, están buscando “mecanismos” para acabar “con la judicialización del catalán en las escuelas y todos los ámbitos, y apartar a los tribunales de las decisiones lingüísticas”. Por último, “se pone en valor el gran consenso político a favor del catalán”.

Debilidad y “ataques”

Plaja ha medido muy bien las palabras para transmitir su mensaje cuando ha asegurado que el catalán sufre “ataques” y que es “la lengua más débil en conocimiento y capacidad de uso en las escuelas”. Por ello, ha añadido, el “objetivo” es “proteger y fortalecer” este idioma. Con consenso o con el “máximo de gente posible”. Es por este motivo que se ha dirigido también a la sociedad y a las entidades civiles. “Que este consenso político sea un punto de partida”, ha concluido.

En paralelo a esta comparecencia, el secretario general de Units y diputado del grupo PSC-Units en el Parlament, Ramon Espadaler, ha ensalzado el pacto por la lengua, que también es “un pacto para la cohesión social, la convivencia y la calidad en la educación”. En este sentido, ha pedido a Junts que no lo abandone: “Nos jugamos mucho”. Considera que el acuerdo “preserva la vehicularidad del catalán porque no menosprecia al castellano al subrayar el objetivo de conocer las dos lenguas al acabar el ciclo educativo y porque tiene en cuenta el entorno de las escuelas”.