Menú Buscar
La consejera de Salud del Govern, Alba Vergés, en una comparecencia EP

El Govern critica las cifras de coronavirus del Gobierno: "Son más antiguas"

La consejera de Salud defiende que el aumento de contagios se debe al incremento de la realización de pruebas de detección del Covid-19

6 min

La Generalitat acusa al Gobierno de ofrecer datos retrasados de los contagios del coronavirus SARS-CoV-2 para justificar las discrepancias de las cifras que ofrecen ambas Administraciones. “Los datos que da cada día [Fernando] Simón son más antiguas que las que da el Govern”, ha asegurado este viernes la consejera de Salud, Alba Vergés, en Rac 1, tras defender que ellos apuestan por la transparencia.

El Govern defiende así el baile de cifras que se ha producido esta semana, mcuando el miércoles, Cataluña reportaba 52 muertes, y el Ministerio de Sanidad reportara al día siguiente que eran 131. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, señaló que esas diferencias podían ser sorprendentes, pero que todavía no se podía explicar un motivo concreto. "Se mirará en los próximos días", aseguró, por si esa situación se intensifica.

¿Descontrol o rebrote?

Vergés ha explicado que ellos reportan los datos que les ofrecen las funerarias sobre datos de “Covid o posible Covid”, y que el Gobierno reporta los datos una vez se confirma con las pruebas PCR aunque sea de días anteriores. Pero los datos preocupan ya al Ministerio de Sanidad. Los últimos fallecimientos a causa de la pandemia ofrecen una realidad: el 60% de los contabilizados este jueves en toda España se han producido en Cataluña. De los 217, 131 decesos son catalanes. En otras comunidades el número de muertos ha sido mucho menor. La Generalitat defiende que estas cifras son reflejo de su “voluntad de ser transparentes” y su cómputo de los datos.  

El analista Joaquim Coll, que ha cuestionado desde el primer momento la contabilización de la Generalitat y los cambios repentinos que ha puesto en marcha, considera diversas opciones: “O hay un descontrol de la Generalitat con los datos, o un rebrote de la infección, y hay una sospecha de que se trata del segundo caso”.

Capacidad de detección

Vergés niega cualquier indicio de rebrote. “Aún es prematuro para decir si puede haber un repunte o no”, sentencia. Alega que “el hecho de que se notifiquen más casos es positivo” porque “muestra una capacidad de detección buena”. Pese a todo llama a no bajar la guardia: “La sensación de que esto tal vez no es tan grave hace que nos relajemos más y lo hemos de combinar con un mensaje de máxima prudencia”. 

La responsable de Salud también se ha referido a los permisos para salir a la calle. Sobre la salida de los niños defiende que se ha hecho “siguiendo las recomendaciones”, pero que con los paseos de los convivientes ”han aumentado muchísimo los contactos” porque “mucha gente ha aprovechado para quedar” con gente con lo que no comparte vivienda. 

Fase 0,5

Sobre la posibilidad de que Barcelona entre en una “fase 0,5”, anunciada por la Generalitat, asevera que son “propuestas prudentes” y que “el comercio es muy consciente que ha de tomar precauciones“. Espera que el Gobierno apruebe esta iniciativa aunque admite que “no es seguro que lo haga”. “La economía también es salud porque es con lo que la gente se gana la vida”, recuerda para defender que el comercio es un factor de “cohesión social”.

La consejera no ha querido entrar a especificar cómo debe ser la desescalada en Cataluña y delega en las empresas la elaboración de planes para adaptarse a la nueva normalidad. “Desde Salud no podemos decir cómo cada sector puede realizar su desconfinamiento”, con lo que apuesta a “que ellos se organicen”. “Nadie tiene las respuestas de cuándo y cómo puede hacerse”, concluye.

Escuelas y mascarillas

Vergés sí se ha referido al retorno de los niños a los centros educativos. “Educación pueda replantearse la situación”, incluso “pensando en los niños y niñas, que también lo necesitan”. “Se puede encontrar maneras de abrirlas antes de fin de curso y para todas las edades”, aunque reitera que es la consejería de Josep Bargalló quien “decida las mejores propuestas” para llevarlo a cabo.

“Al final es tratar de poner sentido común de manera colectiva” defiende y las franjas y las normas “son marcos”. Uno de estos es la propuesta que ha presentado la Consejería de Salud al Protección Civil, en el que plantea que sea obligatorio el uso de mascarillas en el espacio público, “si lo podemos combinar con las franjas se puede”.