Menú Buscar
La Generalitat ante la Universitat Catalana d’Estiu / FOTOMONTAJE DE CG

La Generalitat paga 500.000 euros a la falsa universidad ‘indepe’

A pesar de darle sustento económico, el Govern admite desconocer el programa de la Universitat Catalana d’Estiu, que, afirman, no forma parte del sistema universitario público

24.10.2018 00:00 h.
6 min

Ni es una universidad ni forma parte del sistema público catalán. Pero el Govern ha regado con medio millón de euros la Universitat Catalana d’Estiu (UCE) durante los años de endurecimiento del procés independentista. Las sesiones, celebradas en Prada de Conflent (Francia), no solo sirven para hacer pedagogía sobre la causa secesionista, sino que además fomenta el pancatalanismo. En ocasiones, con el enfado del Gobierno francés.

Así, entre 2014 y 2018, período en el que el procés ha llegado a su punto álgido, la Secretaría de Universidades, que depende de la Consejería de Presidencia, ha destinado anualmente 87.000 euros a la UCE en base a los convenios suscritos con la Fundació Universitat Catalana d’Estiu “para financiar la organización de la edición anual de la UCE en Prada de Conflent”, una ciudad situada a 50 kilómetros de Perpignan. Es decir, 435.000 euros en cinco años.

Otras administraciones que ponen dinero

Estas ayudas se suman a las que otras administraciones destinan a este foro, que año tras año, congrega a expertos y políticos para hablar del soberanismo. Así se hizo durante el Gobierno de Jordi Pujol. En 2015, las cuatro diputaciones provinciales aportaron 43.292 euros, mientras que varios ayuntamientos pagaron 6.875 euros. Ese fue el último verano que el Ayuntamiento de Barcelona contribuyó a ese sustento económico, pues la alcaldesa, Ada Colau, ordenó cortar el grifo. Ese mismo año, la Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias e Investigación (AGAUR, por sus siglas en catalán) gastó 16.154 euros en esas sesiones.

El presidente Quim Torra, en la clausura de la última edición de la Universitat Catalana d'Estiu

El presidente Quim Torra, en la clausura de la última edición de la Universitat Catalana d'Estiu

La diputada de Ciudadanos, Sonia Sierra, quiso profundizar en esos datos y, mediante una pregunta parlamentaria, indagó sobre los pagos efectuados a cada uno de los docentes y conferenciantes en relación con las actividades de todo tipo programadas por la UCE. En concreto, Sierra pidió la información desglosada por docente/conferenciante, concepto y pago realizado.

La respuesta del Govern, firmada por el secretario de Universidades Francesc Xavier Grau, es sorprendente pues, según la formación naranja, demuestra la “despreocupación” de la Generalitat respecto al destino de ese dinero.

Remisión a la web de la Fundación

Confirma el alto cargo que la UCE “no forma parte del sistema universitario catalán ni la Generalitat está presente en sus órganos de gobierno” y que esta Secretaría “no tiene más información que la que es públicamente disponible en UCE.CAT”.

El exconsejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs (tercero por la derecha) en una de las ediciones de la Universitat Catalana d'Estiu / UCE PRADA

El exconsejero de Presidencia, Francesc Homs (tercero por la derecha) en una de las ediciones de la Universitat Catalana d'Estiu

En efecto, la UCE no es una centro en los términos establecidos en la Ley 6/2001 de Universidades y por la Ley 1/2003 de Universidades de Cataluña. Y la Fundación UCE no es titular de ningún centro de enseñanza superior que imparta estudios universitarios oficiales autorizado por la Generalitat.

En la citada respuesta, el Govern que en las ediciones de la UCE participan universidades francesas y de la región de Llenguadoc, así como otras instituciones, “con el objetivo principal de preservar y difundir la lengua catalana a través de la realización de diferentes actividades de formación tanto culturales como lúdicas, para contribuir a la divulgación de conocimientos”.

Una pseudouniversidad

La celebración anual de esta pseudouniversidad catalana de verano cumple un doble objetivo: mantener el debate sobre el procés y fomentar un pancatalanismo que incluye el sur de Francia. Este tipo de injerencias se han traducido en quejas de Francia. A finales de 2016, el Parlament aprobó una resolución sobre el derecho a la autodeterminación de la llamada Catalunya Nord. Esta iniciativa generó una protesta formal del país galo ante el Gobierno español.

En 2017, la UCE se celebró semanas antes del referéndum del 1-O y acudieron consejeros del Govern, diputados de los partidos independentistas y representantes de las entidades soberanistas. Uno de los actos se tituló Política y sociedad civil en el camino hacia la libertad, e intervinieron el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y el expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez. Ambos cumplen prisión preventiva.

A las puertas del referéndum

En otra de las sesiones, A las puertas del referéndum, participaron el excoordinador del Pacte Nacional pel Referèndum, Joan Ignasi Elena, y los diputados de ERC en el Congreso de los Diputados Joan Tardà, Teresà Jordà y Ester Capella --actual consejera de Justicia--.

El año pasado, la UCE celebró su 50 aniversario con el procés también como eje y ya con los dirigentes independentistas en prisión preventiva. Entre los asistentes figuraban el vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa; la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie; el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri; las periodistas Pilar Rahola y Bea Talegón y el fotoperiodista Jordi Borràs.