Colau sigue empecinada en controlar la orientación sexual de la Guardia Urbana

El Ayuntamiento de Barcelona defenderá judicialmente el fichero de datos personales pese a que la oposición y los agentes piden retirarlo

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con miembros de la Guardia Urbana / FOTOMONTAJE DE CG
16.05.2018 00:00 h.
4 min

Ada Colau sigue empecinada en controlar la orientación sexual de la Guardia Urbana. El Ayuntamiento de Barcelona defenderá judicialmente el fichero de datos personales del cuerpo municipal de seguridad pese a que un juzgado contencioso lo tumbó y que la oposición le pedirá de nuevo hoy miércoles, 19 de mayo, que lo retire. Lo hará el PP en la Comisión de Presidencia, haciéndose eco de un creciente malestar en el cuerpo.

La compilación de datos, llamada Gestión de la Unidad de Deontología y Asuntos Internos de la Guardia Urbana, fue rechazada por el juzgado contencioso administrativo número 13 de Barcelona a finales de abril. Una portavoz del consistorio confirmó ayer que el Ejecutivo local de BComú ha interpuesto recurso contra la decisión del magistrado. El juez estimó todas las alegaciones del demandante, confirmando que el consistorio "no era competente" para elaborar un archivo así; que ésta era materia de negociación colectiva y no lo fue y que se vulneró la ley orgánica de protección de datos (LOPD).

"Un gobierno progresista no lo haría"

Un portavoz de UGT, que interpuso el recurso, manifestó ayer que "ganamos en primera instancia con todas las alegaciones estimadas, y lo volveremos a hacer en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Lo que no sabemos es lo que está costando en dinero público, esto es, en asesores y letrados, defender un proyecto así por parte del Ayuntamiento", ha indicado un portavoz del sindicato.

Según la misma fuente, "no ha lugar a la creación de una compilación de los datos íntimos de la Guardia Urbana. Máxime cuando tenían la seguridad informática, pero no la seguridad jurídica. Habida cuenta de ello, un gobierno municipal progresista arrojaría la toalla y retiraría el recurso presentado ante el TSJC".

"Es una brutalidad"

Una opinión similar expresa CSIF, para quien la iniciativa del fichero de la Guardia Urbana "es una barbaridad". Según un portavoz de la agrupación, "la representación de la parte social que él representa denunció desde el principio la creación de un archivo con datos íntimos que no aportaba nada y, como ha dicho el juez, es ilegal". "La victoria de UGT en los tribunales debe ser leída como un triunfo de toda la plantilla de la Guardia Urbana, que rechazó la iniciativa. La orientación sexual o la religión no son datos que el Ayuntamiento sea competente en recopilar de sus funcionarios, ni siquiera para procedimientos disciplinarios", ha agregado el mismo representante.

Cabe recordar que el gobierno municipal de BComú, cuyas competencias en seguridad las despliega el comisionado Amadeu Recasens --Ada Colau responde políticamente en ausencia de un concejal con esta cartera-- creó el fichero en noviembre de 2017 para uso de la Unidad de Deontología y Asuntos Internos (UDAI) de la Urbana. La oposición pidió su retirada, pero el Ejecutivo local lo ha mantenido, alegando que se ajusta a ley y que ayudará en procedimientos de disciplina interna.

¿Quiere hacer un comentario?