Menú Buscar
Dos personas cortan Paseo de Gràcia como rechazo a la sentencia del Supremo. Estudiantes y jubilados / EFE

Estudiantes y jubilados, punta de lanza de las movilizaciones independentistas

Mientras que El Prat se convierte en el principal foco de tensión, la organización estratégica sostiene los cortes de calles en Barcelona

15.10.2019 00:00 h.
4 min

Las principales arterias de Barcelona se convirtieron el lunes en escenario para una avanzadilla capitaneada por estudiantes universitarios y jubilados con motivo de las protestas por la sentencia del 1-O. Mientras que el aeropuerto de El Prat ha sido el principal foco de tensión, la estrategia impulsada por el movimiento Tsunami Democràtic, respaldado por el Govern, ha consistido en bloquear los accesos y cortar el tráfico en el centro de la ciudad mediante su colocación en puntos estratégicos.

Mientras que la movilización independentista puso rumbo al mediodía del lunes hacia el aeropuerto de El Prat, donde a última hora del día se había logrado bloquear un centenar de vuelos, los primeros compases tras la sentencia del Supremo estuvieron capitaneados por la acción rápida de jóvenes universitarios y jubilados. Estos se concentraron a lo largo de Paseo de Gracia y la confluencia con la Diagonal, donde el tráfico permaneció cortado durante toda la jornada.

Escenas de tensión

“¿Sabes por qué estamos aquí?, porque hay gente en prisión”, espetaba una manifestante a un trabajador atrapado con su coche en una de las confluencias de Paseo de Gracia. La escena ha sido la tónica dominante durante la jornada, con alguna escena de tensión que ha sido frenada por agentes de la Guardia Urbana. De hecho varios conductores han sido bloqueados por los manifestantes cuando intentaban cruzar por la acera para rodear el cordón humano.

Ambiente de las calles de Barcelona el día de la condena del Supremo por el 1-O / CG

Unos metros más arriba, en el cruce con Diagonal, alrededor de un centenar de personas colapsaban los accesos al tráfico. A diferencia de otras concentraciones independentistas, más vistosas en lo que respecta al uso de banderas y demás emblemas, durante la mañana se observaba un despliegue más práctico que simbólico, en la medida en que un número menor de manifestantes organizados han ocupado los extremos del obelisco de Diagonal con el fin de cortar la circulación.

Llamada de los CDR

La rápida coordinación de éstos atiende a la llamada de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), que han instado a la “movilización permanente” como rechazo a la condena dictada por el Tribunal Supremo. Así, en esos primeros momentos, el grueso de la concentración lo conformaban universitarios tras la suspensión de las clases y personas mayores. Ya durante la tarde, con la manifestación de ANC y Òmnium Cultural, se pudieron ver personas de edades más variadas.

Varios manifestantes contra la sentencia del Supremo ante la sede de la ANC / EFE
Varios manifestantes contra la sentencia del Supremo ante la sede de la ANC / EFE

Mientras tanto, otra infraestructura clave como la estación de Sants quedaba al margen del foco de las protestas. Desde primera hora de la mañana el recinto amanecía con fuerte vigilancia policial y con la entrada al metro cerrada desde el interior de la misma. Además, el control de acceso al AVE se ha hecho en la puerta de la estación por parte de la Policía Nacional.

No obstante, como sí ocurrió el pasado domingo, cuando se realizó una acampada en los pasillos, los manifestantes no acudieron hasta el lugar. Aunque fuentes de Renfe han explicado que el dispositivo seguirá activo en los próximos días. A pesar de ello, la circulación ferroviaria quedaba cortada entre Barcelona y la frontera francesa a causa de unas barricadas en las vías de Girona. Estudiantes y jubilados, punta de lanza de las movilizaciones indepes.