Menú Buscar
Mapa de los quince colegios de la Opus que segregan por sexo subvencionados por la Generalitat / CG

La doble moral ‘indepe’ con las escuelas que segregan por sexo

Detrás del mutismo de JxCat y ERC tras la renovación de los conciertos con el Opus mediante el 155, que alcanzan los 30 millones, hay una maniobra convergente para no irritar a la CUP

6 min

Silencio elocuente el de Junts per Catalunya y ERC tras la decisión del Gobierno español de renovar los conciertos con las escuelas catalanas que segregan por sexo. Ambas formaciones independentistas votaron recientemente en el Parlament en contra de mantener la financiación pública de estos colegios vinculados al Opus Dei. Sin embargo, detrás de ese mutismo hay una maniobra de la nueva Convergència, que siempre había defendido esas ayudas, para no irritar a la CUP. Medios parlamentarios apuntan a contactos entre PDeCAT y el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Cataluña tiene 15 centros privados concertados con educación diferenciada, además de un centro privado de enseñanza básica y artística, con convenio con la Generalitat. La duración de estos conciertos educativos es de cuatro cursos escolares en la enseñanza de educación infantil de segundo ciclo y de educación secundaria obligatoria, y de seis cursos escolares en las enseñanzas de educación primaria.

El total de gasto por este concepto asciende a 28,6 millones de euros, de los cuales el 90% va destinado al pago de nóminas del personal docente. Los centros son Canigó (Barcelona), Avantis, Pineda y Xaloc (L'Hospitalet), Montclar y Mestral (Igualada), La Farga y Viaró (Sant Cugat), La Vall (Sabadell), Alzina (Terrassa), Les Alzines (Girona), Terraferma y Arabell (Lleida), Turó y Aura (Tarragona)

Votación en el Parlament

La vigencia de los conciertos educativos en general finalizaba este año, pero la de los colegios de elite acababa en 2019. Sin embargo, el Ministerio de Educación renovó esos convenios de financiación pública catalana de los colegios del Opus el pasado 9 de marzo en aplicación del artículo 155 de la Constitución. En el pleno celebrado el pasado 1 de marzo en el Parlament, Junts per Catalunya, ERC, PSC, Catalunya en Comú y la CUP votaron a favor de una resolución de los comunes contraria a “destinar dineros públicos a aquellos modelos educativos que segregan por sexo” y a favor del modelo de inmersión lingüística.

Era la primera vez que el grupo parlamentario convergente, integrado ahora por miembros de PDeCAT y JxCat, votaba en contra de esos conciertos que, tradicionalmente, había defendido a riesgo de posicionarse con PP y Ciudadanos, contrarios a suprimir esas ayudas a colegios que segregan. Sin embargo, en los días previos a esa votación hubo una intensa negociación entre JxCat y Catalunya en Comú con la finalidad de que los comunes aceptaran una enmienda de los convergentes consistente en votar separadamente los puntos relativos a la inmersión y a las escuelas de elite.

Supuestos contactos con el PP

El objetivo era permitir que los convergentes pudieran rechazar la supresión de los conciertos, una postura que comparten numerosos diputados de PDeCAT relacionados con las escuelas cristianas, temerosos de que esa medida se haga extensiva a todas las ayudas a colegios privados. No hubo acuerdo y las formaciones independentistas evitaron, finalmente, incomodar a la CUP, que acaba de anunciar la presentación de un recurso contra la resolución del ministerio que renueva los conciertos en Cataluña.

Sin embargo, el rechazo parlamentario de JxCat y ERC contrasta con su mutismo tras la renovación administrativa de la financiación de escuelas del Opus por orden del Gobierno español. “Ha habido contactos entre PDeCAT y el PP sobre la prórroga de los conciertos a cambio de no protestar por esta nueva aplicación del 155”, aseguran a Crónica Global fuentes parlamentarias. Por su parte, los convergentes ni confirman ni desmienten esos contactos.

Diferencias ideológicas

En la anterior legislatura, las subvenciones evidenciaron las diferencias ideológicas en el seno de Junts pel Sí, ya que mientras CDC votaba a favor de mantener esas ayudas, ERC se desmarcaba. A su vez, el líder republicano, Oriol Junqueras, católico confeso, votó a favor de mantener los conciertos con las escuelas del Opus. En una de ellas estudió la exconsejera de Educación Meritxell Ruiz, concretamente en el colegio La Canonja de Tarragona.

PSC hurgó en esas contradicciones, proponiendo varias iniciativas a favor de no renovar las ayudas a los colegios que segregan por sexo. Una de ellas fue presentada en forma de proposición de ley por la diputada Esther Niubó con la finalidad de reformar la Ley de Educación de Cataluña (LEC) y eliminar esas ayudas. Junts pel Sí votó en contra alegando que la Lomce (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa), ley española de rango superior, avalaba esos conciertos.

En este sentido, el PSOE presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional contra esas subvenciones previstas en la Lomce porque, a su juicio, suponen una discriminación por razón de género que vulnera el artículo 14 de la Constitución y favorecen “estereotipos sexistas”. Según los socialistas, no existe base científica sobre los posibles beneficios educativos de la segregación por sexos. El alto tribunal acaba de dictar una sentencia en la que avala esas ayudas públicas