Menú Buscar
Alumnos intentan entrar en la universidad e independentistas se lo impiden / @SEPC_nacional

Denuncian "presión y acoso " del independentismo a alumnos y docentes

CSIF lamenta las consecuencias que la sentencia del Tribunal Supremo tiene en las aulas

29.10.2019 12:24 h. Actualizado: 29.10.2019 12:30 h.
2 min

Las consecuencias de las protestas contra la condena del 1-O llegan a las aulas. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado este martes que la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés está provocando que muchos docentes y alumnos sufran "presión y acoso" desde los sectores independentistas.

Mario Gutiérrez, presidente nacional de educación del sindicato, subraya que los centros deben mantenerse al margen del "ámbito político" y lamenta que no está sucediendo.  "La presión ahora es insoportable para aquellos que no comulgan con las tesis independentistas, se callan, no dicen nada por miedo a las represalias", ha asegurado.

Lazos amarillos en los centros

A través de un comunicado, CSIF ha reprobado la colocación de "lazos amarillos en el interior de los centros, insultos, marginación, huelgas y protestas excluyentes, intransigencia para los que disienten con el independentismo".

Barricada con sillas a la entrada de una universidad catalana / @SEPC_Ciutadella
Barricada con sillas a la entrada de una universidad catalana / @SEPC_Ciutadella

Respecto a la huelga educativa indefinida convocada en universidades e institutos del territorio, Gutiérrez ha dicho que CSIF "respeta el derecho a huelga como no puede ser de otra manera" pero que estas "tienen que ser laborales y no políticas", y por ello han pedido respeto para los que no secunden los paros.

Inspectores "puestos a dedo"

Desde el sindicato sostienen que, antes de llegar "a los extremos" que se han visto ahora, ya advirtieron al Ministerio de Educación que "no podía hacer oídos sordos a las recomendaciones que la Inspección hacía". También mostraron su disconformidad respecto al "exceso" de inspectores "puestos a dedo" que en Cataluña rondan el 60%. 

Por ello, la entidad más representativa en las administraciones públicas ha trasladado una queja formal al Consejo Escolar del Estado, en el que está presente toda la comunidad educativa, incluido el propio ministerio.