Menú Buscar
El expresidente catalán prófugo, Carles Puigdemont, en acto político previo al referéndum ilegal del 1-O en Cataluña / EFE

Alerta sanitaria en Perpiñán por el baño de masas de Puigdemont

La Prefectura tiene listo el plan que se usa en casos emergencias múltiples ante el 'show' del prófugo en la ciudad francesa, que coincide con la crisis del coronavirus

5 min

Alerta sanitaria en Perpiñán (Francia) por el mitin del expresidente catalán prófugo, Carles Puigdemont. El esperado y masivo show del huido, que ha movilizado más de 600 autocares desde España, ha obligado a activar el Plan blanc contra el coronavirus diseñado por el Gobierno francés. Asimismo, el Centre Hospitalier Perpignan, el centro sanitario regional, permanecerá en alerta todo el fin de semana. No en vano, tres ciudadanos nepalíes están en cuarentena desde ayer jueves en la urbe gala por presunto contagio de neumonía de Wuhan (China).

Así lo ha confirmado un portavoz de la ciudad sanitaria en conversación con este medio. "Estamos preparados para una gran afluencia de personas a Perpiñán. La Prefectura coordina el Plan blanc, que puede usarse también en episodios de coronavirus, y esta hoja de ruta estará en marcha durante toda la jornada por si hubiera eventualidades", ha explicado el representante. ¿En qué consiste ese plan? "Entre otras cosas, en una movilización extra de recursos humanos y materiales", ha precisado la misma fuente. Hay más. "El servicio de urgencias estará operativo y en marcha todo el fin de semana por si se precisara de su uso", ha indicado la voz oficial.

Sobre el terreno, las medidas de urgencias se plasmarán en un hospital de campaña, cuatro puestos de socorro, un carril para emergencias y espacio para un helipuerto. Según L'Indépendant, habrá 120 socorristas, 20 médicos y 20 enfermeras.

"Conocemos el acto"

Preguntado sobre si conocía la posible dimensión del baño de masas de Puigdemont en la ciudad francesa, que los nacionalistas radicales catalanes reivindican como la hipotética Cataluña norte, la institución sanitaria, encuadrada en el consorcio público Groupement Hospitalier de Territoire (GHT) con otros cinco equipamientos similares en Narbona, Prades, Port La Nouvelle y Lézignan-Corbières, ha indicado que sí. No obstante, el hospital se limita a ceñirse a su operativa y remite para más detalles a la Prefectura del Departamento de Pirineos Orientales.

Preguntada por la cuestión, una portavoz de la administración regional ha indicado que se encontraba gestionando las peticiones informativas de este medio. Por lo pronto, lo que se conoce es que la Prefectura coordina el Plan Blanc, una hoja de ruta de emergencias nacida con la Ley francesa de Sanidad Pública de 2004. La batería de medidas prevé "movilizar inmediatamente medios de toda naturaleza para que estén disponibles en caso de ingreso de múltiples pacientes o víctimas o para hacer frente a una situación sanitaria excepcional". Ello conlleva la colaboración de la atención primaria, la hospitalaria y la médico-social. ¿Hay precedentes? El Plan blanc se activó tras el atentado yihadista en Niza en 2016 y tras el accidente entre un autocar y un tren en Millas, también en Francia, en 2017.

El prófugo busca un baño de masas

La movilización de recursos públicos en plena crisis del coronavirus en todo el globo no ha acongojado a Puigdemont y al Consejo por la República, un ente que promueve la secesión catalana desde el cobijo del expresidente catalán en Waterloo (Bélgica). El exjefe del Ejecutivo y la plataforma pilotada por el exconsejero Toni Comín buscan darse un baño de masas en el Parque de Exposiciones de Perpiñán en un mitin político con el lema La República en el centro del mundo. Lo hará en plena alerta por el patógeno en Francia: esta infección ha dejado al menos dos víctimas mortales y 41 contagiados en el país galo.

El show de Puigdemont en la ciudad francesa ha fraccionado a Junts per Catalunya, el partido del huido, y ha agregado presión sobre ERC, formación que capitanea la posición más dialogante con el Gobierno en el seno del independentismo. Por contra, el secesionismo radical, representado por la ANC y los CDR, se ha volcado con el recibimiento al fugado, que asegura que vuelve a tierra catalana, aunque Perpiñán pertenezca a Francia.