Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), y el presidente catalán, Quim Torra (d) / EFE

Los catalanes exigen al Govern que gestione la pandemia y olvide el ‘procés’

El CEO muestra que hasta el 56,6% emplaza al Ejecutivo a gestionar los “servicios públicos” y desciende al 39,9% los que quieren resolver el problema con España

4 min

El tiempo de las frivolidades debería quedar atrás. Ese es el mandato que muestra el CEO, el Centre d’Estudis d’Opinió, que deja un porcentaje elocuente: hasta el 56,6% de los catalanes emplaza al Govern a centrarse en la gestión de los problemas sociales que ha provocado la pandemia del Covid y deje atrás los relacionados con la pugna con el Gobierno español por el proceso independentista. Estos se reducen al 39,9%, con la idea de que el Ejecutivo “debe mirar de resolver el problema político entre Cataluña y España”.

Aunque la encuesta se realizó entre el 7 y el 18 de septiembre, antes de la inhabilitación de Quim Torra, las preferencias están claras y se evidencia un cambio sustancial. En el sondeo del CEO en 2019 hasta un 56% tenía como preferencia la solución del problema político “con España”, y solo el 36,8% se centraba en la gestión del autogobierno.

El 'extremismo' de JxCat

Esos cambios han ido acompañados por comportamientos distintos en el seno del independentismo, con la voluntad de Esquerra Republicana de pasar página cuanto antes para gobernar con especial interés en la gestión del día a día. Junts per Catalunya, en cambio, mantiene el proyecto de enfrentamiento con el Estado. Por ello, solo entre el electorado de JxCat se mantiene la petición de que el Govern se centre en el conflicto político con España: el 55%.

La gran paradoja es que ese porcentaje es mayor que el que muestra el electorado de la CUP, que se encuentra más dividido sobre esa cuestión: el 45,9% pide mantener el conflicto político como prioridad, por el 44,3% que reclama la atención en la gestión. Los votantes de ERC, sin embargo, parece que siguen las directrices de su dirección, y el 55,9% prefiere que el Govern de la Generalitat se olvide de quimeras y comience a trabajar en la gestión del día a día. En el caso de Ciudadanos, ese porcentaje asciende al 64%; en el PSC hasta el 68%; en los comuns al 75,2% y en el PP al 77,8%.

División independentista

Se pide que el Ejecutivo se centre en la gestión y se le exige, al mismo tiempo, que mejore su calidad, porque hasta el 58,5% cree que no sabe cómo hacer frente a los problemas de la comunidad. Y solo, de nuevo, entre los votantes de Junts per Catalunya, se aprueba la gestión del Govern. El 68,7% cree que el Ejecutivo sabe cómo resolver las cosas y que, en todo caso, necesita tiempo para hacerlo.

La distinción en ese capítulo entre JxCat y ERC es significativa y muestra la enorme división interna en el independentismo. Los republicanos no lo tienen tan claro: el 48,2% pide más tiempo para el Govern, mientras un 47,4% no confía en el rumbo que sigue.