Menú Buscar
El teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle / EFE

El Ayuntamiento de Barcelona admite el deterioro de Ciutat Vella: "Tenemos un problema grave"

La oposición insta al equipo de gobierno municipal a desarrollar un plan de choque a la vez que planifica políticas transformadoras para los barrios del centro de la ciudad

3 min

El distrito de Ciutat Vella de Barcelona refleja un deterioro innegable respecto a la inseguridad en sus calles. "Tenemos un problema grave", ha asegurado Albert Batlle, teniente de alcalde de Seguridad del ayuntamiento municipal, que se ha comprometido a actuar de inmediato para revertir esta situación. 

En una reunión de la Comisión de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención del consistorio barcelonés, los partidos de la oposición han destacado en que Ciutat Vella necesita algo más que un plan de choque. Han insistido en que deben abordarse políticas transformadoras y planes específicos para "cortar el riesgo de agravio" de la inseguridaduna de las principales problemáticas de la ciudad.

Proposición aprobada por unanimidad

Estas declaraciones se han realizado durante el debate de una proposición para la mejora de la seguridad en Ciutat Vella, realizada por el grupo municipal de Junts per Catalunya. La propuesta --aprobada con el respaldo de todas las formaciones políticas-- insta al Ayuntamiento de Barcelona a trabajar con el consenso vecinal, social y político para aplicar nuevas estrategias y "mejorar la seguridad y la convivencia" de la zona centro de la ciudad.

Batlle ha aplaudido esta iniciativa y ha destacado que la mejora de Ciutat Vella debe ser una "misión compartida" que cuente con un "abordaje integral" de la problemática. Aunque reconoce que ello conlleva grandes esfuerzos por parte de todos. "No buscamos milagros, no los habrá. Debe haber trabajo continuado en una situación que nos preocupa", ha sostenido.

Más guardias urbanos

El teniente de alcalde socialista ha asegurado que activará una mayor presencia policial en los barrios de El Raval, El Gòtic, La Barceloneta y Sant Pere, Santa Caterina i La Ribera. En este sentido ha recordado que a finales de julio se habrán incorporado cerca de 300 agentes de una nueva promoción de la Guardia Urbana

En la misma reunión donde ha tenido lugar este debate se ha acordado crear un nuevo equipamiento para la policía local en Ciutat Vella. La petición, también alzada por los neoconvergentes municipales, asegura que varios operativos del cuerpo "ya no tienen cabida en la actual sede de La Rambla" y reclama como nuevo emplazamiento la antigua sede del Consell Comarcal del Barcelonès.