Menú Buscar
Ada Colau, en un acto tras haberse llevado a cabo el desalojo de la acampada independentista de plaza Universitat / EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Barcelona quiere "poner fin" a los cortes de la Meridiana

El consistorio admite, tras un mes de bloqueos diarios, que las concentraciones no han sido comunicadas y el teniente de alcalde Albert Batlle espera que la situación se resuelva "en días u horas"

4 min

Después de más de un mes de bloqueos diarios en uno de los principales accesos de la ciudad llevados a cabo por grupos de independentistas, el Ayuntamiento de Barcelona empieza a plantearse "poner fin" a los cortes de tráfico en la Meridiana. Así lo ha apuntado este martes Albert Batlle, teniente de alcalde de Seguridad, reconociendo, además, que este tipo de convocatorias para protestar contra la sentencia del procés no han sido comunicadas previamente a la administración, algo que incumple la legislación sobre manifestaciones.

"Es un problema de orden público. Se trata de una manifestación no comunicada a la que queremos poner fin", ha manifestado Batlle, dirigente del PSC, al ser preguntado al respecto por el líder del PP en Barcelona, Josep Bou. 

"Esperamos que se resuelva en días u horas"

Batlle ha explicado que los Mossos d'Esquadra ya han identificado a algunos de estos manifestantes que cortan la vía cada noche, y ha añadido que "esperamos que la situación se pueda reconducir en los próximos días u horas".

Por lo que respecta a los cortes en otros puntos de la ciudad, también parece haberse terminado la permisividad. El autodenominado Comité de Defensa de la República (CDR) de la izquierda del Eixample tiene intención de que sus cortes en la Gran Vía a la altura de calle Entença pasen de ser diarios a semanales, concretamente, los martes, según Betevé. El Síndic de Greuges reclamó ayer al ayuntamiento y al consejero de Interior, Miquel Buch, que le aportaran información sobre este tipo de hechos.

Colau: "La acampada no podía ser indefinida"

Por lo que respecta al desalojo la pasada madrugada de la acampada independentista de la plaza Universitat, que durante 22 días cortó el tráfico de forma ininterrumplida a esta altura de la Gran Vía, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha justificado la intervención de la Guardia Urbana indicando que "no se podía prolongar de forma indefinida".

Colau ha reconocido que los acampados llevaban mucho tiempo ocupando el espacio público y ha subrayado que en Barcelona el derecho a la protesta debe estar garantizado. De manera que, a su modo de ver, si bien era una protesta legítima, "también comportaba el corte de una vía principal como la Gran Via".

"La mediación no dio resultados"

La alcaldesa ha desvelado que se activaron procesos de mediación con los acampados, Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra para facilitar el derecho a la protesta al mismo tiempo que el uso de las vías y la movilidad en la ciudad. Pero no funcionó: "La mediación no ha dado resultados", ha admitido.

"Se ha recuperado el uso del espacio público y de la Gran Via", ha destacado Colau, subrayando que, aunque el derecho a la protesta siempre debe estar garantizado, no se puede cortar una vía principal.

Colau, asimismo, ha añadido que la protesta independentista iba en declive y "la situación en la plaza se había ido deteriorado". Asimismo, ha desvinculado la decisión de desalojar del presunto caso de agresión sexual que habría sufrido una participante en la acampada. La alcandesa ha explicado que no conoce los detalles y que se trata de un tema muy delicado: "Condenamos cualquier agresión que haya. Todo el apoyo a la víctima".