El ataque de Arran al bus turístico queda impune

El juez archiva el asalto del grupo radical juvenil en 2017 al autobús para visitantes en Barcelona al "no poder identificar a sus autores"

El caso judicial por el ataque de Arran al bus turístico en Barcelona en 2017 se ha sobreseído  / CG
20.07.2018 00:00 h.
6 min

Carpetazo judicial. El ataque de Arran a un autobús turístico en Barcelona en 2017 queda impune. El juzgado de Instrucción número 32 de la ciudad ha sobreseído la denuncia interpuesta por Transports Municipals de Barcelona (TMB) por el acto de vandalismo al "no haber podido identificar a sus autores".

Según ha indicado la empresa gestora del transporte público a este medio, entró un escrito de denuncia el 31 de julio de 2017 tras el ataque de tres activistas radicales de Arran armados con espráis y navajas contra un autobús turístico. La acción dejó el vehículo pintarrajeado con el lema El turismo mata los barrios y con las ruedas pinchadas, ya que los independentistas rajaron los neumáticos del transporte en el que viajaban varios turistas. 

"No se ha identificado a sus autores"

Según la misma fuente, el juzgado dictó "auto de sobreseimiento provisional al no identificarse los autores de los hechos. El plazo de prescripción del delito es de cinco años desde la perpetración del hecho". Ello quiere decir que el magistrado podría retomar la causa si se identifica a los autores.

Vídeo del ataque de Arran al bús turístico.

Precisamente, Arran no fue discreto con el ataque. Aunque los tres autores que tendieron la emboscada al autobús turístico junto al Camp Nou iban encapuchados y llevaban guantes de trabajo de obra, la organización asumió la autoría de inmediato. Colgó un vídeo en internet que lleva acumuladas miles de visitas y, después, justificó el ataque al vehículo en los medios de comunicación por boca de su portavoz, Mar Ampurdanès. Aseguró que fue por "el bien del conductor".

TSJC: "Los Mossos seguirán investigando"

Una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha recalcado que la decisión de archivar provisionalmente el ataque de Arran al bus turístico en 2017 "no es ningún carpetazo al caso". La decisión, ha agregado, evita la prescripción y favorece que los Mossos d'Esquadra, en este caso, puedan identificar a los autores.

La misma fuente ha subrayado en que en el escenario procesal actual "nada queda impune", en referencia a que la agresión contra el vehículo repleto de turistas aún puede ser castigado por la justicia.

PP: "Colau crea sensación de impunidad"

Preguntado por la cuestión, el portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Mulleras, ha lamentado la decisión judicial. "Es alucinante. Esa acción violenta la reivindicó públicamente Arran. Lo único que tenían que hacer era dirigirse a esta organización y hallar a los responsables", ha indicado el concejal.

En el campo político, Mulleras ha criticado que el Ayuntamiento de Barcelona "no ponga el mismo énfasis o interés en perseguir a los autores de un ataque o una agresión según la ideología de sus autores". Ello se traduce en que cuando los atacantes o vándalos "son próximos a la ideología de Ada Colau, la persecución de los ataques turismofóbicos, de las acciones de Arran o de los okupas se hace con menor ahínco". La consecuencia de esa laxitud municipal con algunos espectros políticos genera, según el electo popular "un escenario de impunidad que crea un efecto llamada y multiplicador".

Amenazas sin castigo por falta de NIF

Precisamente, un compañero de partido de Mulleras, el portavoz popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, denunció esta semana que el distrito de Les Corts de Barcelona no multaría las amenazas de los cachorros de la CUP contra su persona y contra la líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas (Ciudadanos), "porque el ayuntamiento no había encontrado el NIF de Arran". Fernández Díaz agregó que, en otras ocasiones, las campañas intimidatorias se habían justificado desde el ayuntamiento como "libertad de expresión".

Cabe recordar que el grupo radical juvenil ha aprovechado esta rendija legal en Barcelona para señorear las calles de la Ciudad Condal. En junio, activistas de la misma organización se encadenaron a la escalinata monumental del Parque Güell --declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco-- para protestar contra el turismo masivo. El pasado 10 de julio, los anticapitalistas arremetieron contra autobuses turísticos en Barcelona y Valencia de nuevo. En la Ciudad Condal, los militantes de Arran subieron al vehículo, desplegaron una pancarta y encendieron bengalas de humo en pleno Puerto Olímpico.

¿Quiere hacer un comentario?