Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en la entrega de los premios Sant Jordi 2021 / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

Aragonès ve el caso de Canet como un "ataque" y una amenaza a la "nación catalana"

"Cualquier ataque a la lengua catalana lo es a la sociedad", ha dicho en presidente de la Generalitat en la entrega de las Cruces de Sant Jordi, tras las sentencias que tumban la inmersión monolingüe

3 min

Pere Aragonès (ERC) ha recuperado este lunes su discurso más identitario en el acto de entrega de la Cruces de Sant Jordi de 2021. El presidente de la Generalitat ha sacado a colación el tema de la inmersión lingüística monolingüe obligatoria en catalán y, al hilo de las sentencias que establecen que al menos un 25% de las clases se impartan en castellano, ha considerado --sin llegar a citarlas-- que "cualquier ataque, riesgo y amenaza que pueda sufrir la lengua catalana es un ataque a esta sociedad y a la nación catalana".

El mandatario secesionista ha sostenido además que el catalán "es la lengua de Cataluña" --a pesar de compartir oficialidad con el castellano, materna y también propia de gran parte de su ciudadanía--, por lo que ha afirmado que el Govern defenderá la inmersión lingüística.

A su modo de ver, el catalán es la lengua "que nos aporta una manera propia de entender el mundo, define también un país expresado con sus palabras, con su léxico, cómo entendemos la forma de vivir y de convivir en sociedad".

"Modelo de éxito"

En su discurso, Aragonès ha destacado que la Generalitat quiere dotarse de más herramientas para "proteger" el catalán, pues su compromiso es "defender la lengua catalana como lengua de cohesión", así como garantizar la continuidad de lo que denomina "modelos de éxito", como la inmersión monolingüe obligatoria.

Las palabras de Aragonès llegan después de que varias sentencias judiciales --una para el sistema educativo de Cataluña en general, y una última en el caso de una escuela de Canet-- hayan fijado que al menos un 25% de las clases se impartan en castellano en las escuelas de la autonomía. Algo que ha sido utilizado por los partidos al frente de la Generalitat (ERC y JxCat) para enardecer su discurso nacionalista y, de paso, para enfrentarse entre ellos

El máximo mandatario del Govern ha politizado así con su discurso el acto de entrega de las Cruces de Sant Jordi a 20 personas y 10 entidades, entre las cuales se encuentran la futbolista Alèxia Putellas, el jugador de baloncesto Pau Gasol, el dibujante Francisco Ibáñez, el grupo Els Pets y la empresaria y promotora cultural Mariona Carulla, y que ha presidido junto a la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, en el Teatre Municipal Cooperativa de Barberà del Vallès (Barcelona).