Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cumbre sobre la lengua celebrada en el Palau de la Generalitat con la finalidad de buscar formas de blindaje de la inmersión / GENCAT

Aragonès endurece la inmersión con inspectores y despliegue normativo

"Es ahora o nunca, nos jugamos el futuro de Cataluña", ha dicho el presidente de la Generalitat, tras la cumbre extraordinaria sobre la lengua celebrada hoy

4 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha anunciado que endurecerá la inmersión mediante un nuevo despliegue normativo y el envío de inspectores de la Generalitat a las escuelas para que fiscalicen la aplicación del modelo actual educativo. "Es ahora o nunca, nos jugamos el futuro de Cataluña", ha dicho.

Aragonès ha comparecido ante los medios tras asistir a la segunda cumbre extraordinaria por la lengua, en la que también han participado el consejero de Educación, Josep González Cambray; la consejera de Investigación y Universidades, Gemma Geis, y representantes de entidades sociales, culturales y asociaciones educativas. La reunión ha sido convocada tras la resolución del Tribunal Supremo, que obliga a impartir un 25% de horario lectivo en castellano en el colegio, lo que ha puesto el foco mediático y político en una escuela de Canet de Mar (Barcelona).

Respuesta a la "ofensiva judicial"

Aragonès ha defendido el actual modelo de inmersión ante la "ofensiva judicial" porque, según ha dicho, "Cataluña es una tierra de grandes consensos, una tierra de acogida" que ha propiciado "un país moderno y avanzado". En ese consenso, ha añadido, ha jugado un papel fundamental "la lengua, como punto de convivencia, cohesión y progreso".

"Si somos un país cohesionado --ha añadido--, es gracias a la lengua catalana. Si somos un país vivo y dinámico, es gracias a la lengua. Todo ataque a la lengua es un ataque a los pilares de la convivencia. Por eso no solo nos jugamos el futuro de la lengua, nos jugamos el futuro de Cataluña como los hemos entendido hasta ahora".

Por ello, el Govern, junto a la comunidad educativa, reafirma su compromiso "con el modelo de escuela catalana, con la inmersión, que garantiza que todos los alumnos, dominen la lengua catalana y castellana. No divide a los jóvenes, es de éxito".

Promoción de la lengua en 4.500 centros

Y para "blindar" ese modelo y responder a la ofensiva, Aragonès ha anunciado que dará ordenes a la Inspección de Educación de la Generalitat para que "intensifique la supervisión de los proyectos lingüísticos vigentes y garantizar su cumplimiento". Asimismo, encargará un informe a la Universitat de Barcelona para analizar la situación del catalán, mientras que la Consejería de Educación, impulsará un plan de promoción de la lengua catalana en los 4.500 centros educativos de Cataluña.

Este departamento incrementará el número de docentes para preservar la aplicación de los proyectos lingüísticos. Finalmente, el Govern realizará un "despliegue normativo para reafirmar la escuela catalana, para reforzar la inmersión, buscando los mismos consensos" que hubo hace tres décadas, cuando se aprobó el actual modelo.

"Es ahora o nunca", ha concluido el republicano, tras recordar que el Govern acudirá a la manifestación convocada por Som Escola el sábado.

La cumbre se ha celebrado horas después de que una docena de entidades hayan creado la asociación Escola de Tothom a favor de la flexibilización de la inmersión.