Menú Buscar
Varios miles de ciudadanos protestan por los registros de la Guardia Civil por el 1-O en la Rambla Catalunya / EFE

El 15M independentista toma las calles

Las primeras detenciones de altos cargos de la Generalitat propician la primera gran demostración de fuerza social, pilotada por la CUP y las entidades ANC y Òmnium

21.09.2017 00:00 h.
4 min

El independentismo protagonizó ayer su primera gran demostración de fuerza en la calle. Lo hizo al más puro estilo 15M, rodeando las sedes de los partidos y de las conselleries de la Generalitat donde se llevó a cabo una macroperación de la Guardia Civil que se saldó con 41 registros y 14 detenidos. Entre ellos altos cargos de los departamentos de Economía, Exteriores y Gobernación. Tanto el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hicieron llamamientos a una movilización que ya había comenzado a fraguarse a primera hora de la mañana hasta tomar el centro de Barcelona.

La tensión entre las fuerzas policiales y los manifestantes se prolongó durante todo el día. Inevitable evocar el asedio al Parlamento de Cataluña que centenares de personas llevaron a cabo el 15 de junio de 2011. PDeCAT y ERC tomaron nota de esa fuerza antisistema. Y ayer, con la imprescindible ayuda de la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, el Govern tuvo su propio 15M secesionista --cacerolada incluida-- frente a lo que calificó de "estado de excepción" y "suspensión del autogobierno".

El 'procés', en manos de los ciudadanos

Demostrar que el proceso independentista y el referéndum señalado para el 1 de octubre ya no dependen de los políticos y de las instituciones, sino de los ciudadanos, ha sido una constante en los discursos de Puigdemont. Como lo han sido también los llamamientos de salir a la calle para, de forma pacífica, defender el derecho a decidir en las urnas el 1-O.

manifestacion consejeria economia

Detalle de la concentración independentista ante la sede de la Consejería de Economía

Las bases independentistas respondieron por fin a ese llamamiento después de que el cerco judicial pasara de un goteo de incautaciones de carteles y papeletas del referéndum a la detención de altos cargos del Gobierno catalán. Centenares de personas se concentraron ante la consejería de Economía de La Rambla de Catalunya para expresar su rechazo a los arrestos, lo que permitió al vicepresidente y titular de Economía, Oriol Junqueras, hacer un paseíllo triunfal hasta su despacho entre aplausos y vítores.

Desfile triunfal de Puigdemont y Junqueras

Igual desfile triunfal hizo Puigdemont hasta el Palau de la Generalitat, donde reunió a su gobierno de forma extraordinaria. La plaza Sant Jaume, donde están situadas las sedes de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, fue también escenario de una gran concentración popular y de los discursos de los presidente de la ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente. Ambos abundaron en esa invitación a tomar las calles.

La consejería de Economía fue el epicentro de esas concentraciones, con réplicas en la Via Laietana, donde están las sedes de Exteriores y Gobernación. También allí se vivieron amagos de enfrentamiento entre los manifestantes y las fuerzas policiales.

También hubo escaramuzas ante la sede de la CUP, situada en la calle Casp, donde la Policía Nacional acudió a incautarse de material de campaña. Hubo resistencia por parte de los antisistema, que demostraron su gran capacidad de convocatoria, concentrando en pocos minutos a todos sus efectivos y plantando cara a los antidisturbios​ que acudieron a estas dependencias. Evitar la entrada en la sede era su objetivo. Y lograron demorarlo durante horas.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información