Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Una historia barcelonesa

Francesc Arroyo
20.04.2021
6 min

Hace cinco años se conmemoró el 50 aniversario de la Capuchinada, la reunión en el convento de los frailes Capuchinos de Sarrià de unos 500 universitarios barceloneses y 35 intelectuales invitados. Allí nació el SDEUB (Sindicato democrático de estudiantes de la Universidad de Barcelona) y murió el SEU (Sindicato de Estudiantes Universitarios), de origen falangista y adhesión obligada, que presidió durante un tiempo Rodolfo Martín Villa, luego ministro del Interior. Con motivo del aniversario, siete amigos se reunieron a cenar en el restaurante de la Barceloneta Can Solé y de aquella cena salió el propósito firme de transformar los recuerdos de cada uno en un libro que tendría un eje común: mostrar que aquellos acontecimientos significaron la ruptura definitiva entre la dictadura y la Universidad.

El libro, Quan el franquisme va perdre la Universitat (editorial Base), acaba de salir e incluye una simpática fotografía del grupo. Podría haber sido una narración más de las batallitas del abuelo Cebolleta, pero no lo es. Se trata de un buen libro, ponderado y de agradable lectura. Entre lo anecdótico, resulta interesante conocer los apodos que utilizaban los autores en aquellos años: Andreu Mas-Colell (Clemente), Esteve Lamote de Grignon (Valentín), Albert Corominas (Octavio), Pere Gabriel (Germán), Salvador Jové (Sergio), Pau Verrié (Daniel) y Joan Clavera (Tomás). No confundir con Tomás Jiménez Araya, con quien Mas-Colell cuenta que se reunió en un bar de la calle de Canuda para preparar textos del SDEUB.

Los autores han escrito a partir de sus propias vivencias, narrando sus relaciones con el partido (el PSUC) y sus visiones políticas. Describen cómo se hacían las convocatorias y los encuentros; cómo se relacionaban con la dirección del PSUC, que es el verdadero protagonista de las diversas historias del libro; cómo el partido fue muy respetuoso con las iniciativas estudiantiles; cómo el asunto nacional no era preocupación del estudiantado, quizás porque los estudiantes movilizados no eran nacionalistas. Los nacionalistas, como el padre de Artur Mas o el de Pere Aragonés, preferían dedicarse a ganar dinero al amparo de la dictadura. Los nacionalistas eran, precisamente, los que mandaban. Se mire como se mire, Franco era nacionalista y decía que vulneró la ley para defender los derechos de la nación.

La tesis central del libro la expresa el título. Pero es discutible. La Capuchinada --y los hechos inmediatamente anteriores y posteriores que condujeron al nacimiento y muerte (por la fuerza de la represión) del SDEUB--, consolidó la brecha entre los estudiantes y la dictadura, pero no fue así con toda la Universidad. Muchos profesores siguieron ejerciendo y dejando a sus herederos a través de un sistema de oposiciones bastante viciado que, para ser justos, uno de los autores, Andreu Mas-Colell, trató de modificar. Algunos de los apadrinados siguen en las cátedras y en los rectorados. Se los reconoce por su docilidad frente al poder. Es el caso de los rectores actuales, doblegados ante el independentismo e incluso ante sus servidores. Omnium Cultural les sugiere que firmen una petición de amnistía para los políticos presos y ellos firman. Son los García Valdecasas de hoy: lacayos sumisos ante quien mande. En realidad hay continuidad nacional, porque Franco también era nacionalista. La nación lo justifica todo, incluso la indignidad. Ya lo dijo Horacio: Dulce et decorum est pro patria mori, que ellos traducen libérrimamente por “dulce y honorable es vivir de la patria”.

Varios de los autores explican sus relaciones con dirigentes del PSUC, como Gregorio López-Raimundo o, alguna vez en viajes clandestinos al exterior, Santiago Carrillo. Pero el verdadero enlace fue un personaje enigmático y que merecería un estudio para él solo: el camarada Miguel (Manuel Valverde Valseca), que luego protagonizaría una escisión del partido por la izquierda formando el PCE (I), arrastrando a no pocos estudiantes en lo que luego degeneró en una sopa de letras.

También resulta interesante la historia de la expulsión de la Universidad de Manuel Sacristán, sustituido por un tomista y carlista recalcitrante, Francisco Canals, quien se proponía “salvar a los alumnos de las llamas del infierno” a las que los hubieran llevado las clases del expulsado. Sacristán, reconocen todos los autores, fue una notable influencia. Y también el entonces estudiante Paco Fernández-Buey, quien, por cierto, fue el encargado, junto a Joaquín Viaplana, de contactar con los Capuchinos para que el SDEUB naciera en su convento.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Arroyo?
Francesc Arroyo

Francesc Arroyo (Barcelona, 1950) es periodista. Ha trabajado en El País, Ahora y El Papus, entre otras publicaciones. Fue profesor de Historia de la Filosofía y, más tarde, de Periodismo Cultural en la Universidad Ramon Llull de Barcelona. Ha publicado una novela (La tesis once) y diversos ensayos; los últimos son Diálogos (junto al pensador italiano Giacomo Marramao) y una antología de textos de Eugenio Trías.