Menú Buscar

El tratamiento con quimioterapia llega a su fin en pacientes con cáncer de mama y vejiga

La Agencia Europea del Medicamento da luz verde a varios fármacos que han dado muy buenos resultados en Estados Unidos

Un paciente en quimioterapia / EP
Un paciente en quimioterapia / EP

Los avances en la lucha contra el cáncer son cada vez más esperanzadores. La última noticia que llega desde el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla hace pensar que la quimioterapia, un tratamiento muy agresivo, puede tener los días contados para según que tipo de cánceres.

Los oncólogos del citado centro hospitalario Manuel Ruiz Borrego y Begoña Pérez Valderrama así lo afirman a la vista de los resultados de nuevos tratamientos con fármacos muy efectivos contra el cáncer de mama y el de vejiga.

Tratamiento demoledor

La quimioterapia ha demostrado ser el tratamiento que actúa más rápido contra el cáncer, el problema es que se expone al paciente a un gran deterioro de su salud. Si bien ayuda a erradicar las células cancerosas del organismo, también afecta al resto de células y dea al paciente muy debilitado.

Los nuevos tratamientos apuntan en tres direcciones. Por un lado, la inmunoterapia, que activa el sistema inmune para atacar sólo a las células enfermas; muy parecidas son las terapias dirigidas, que cómo su propio nombre indica van enfocadas a erradicar las células cancerosas. Por último, están los “anticuerpos conjugados”, el más reciente e innovador tratamiento que se ha demostrado efectivo contra varios tipos de tumores. Sus valedores defienden que ofrece mejores resultados que la quimio a largo plazo y es menos agresivo.

Afectación

La voluntad de estos tratamientos es, sobre todo, luchar contra la posibilidad de metástasis de los cánceres. El de vejiga, que es el quinto más común en España, y se estima que el 30% de los casos detectados precozmente desarrollan metástasis y pueden provocar la muerte. Si bien la quimio es efectiva ofrece una respuesta corta en el tiempo. Así, para pacientes que tienen dificultades con el método tradicional se apuesta por la inmunoterapia, que ofrece un control de la enfermedad más duradero en el tiempo.

El cáncer de mama es tal vez uno de los más conocidos. Una de cada ocho mujeres en el mundo lo sufre y, aunque menos común, también afecta a los hombres. Si bien el 90% de las pacientes logran curarase, hay un 10% que produce metastasis y con ellas, los nuevos tratamientos dan resultados. Pese a las esperanzas, el jefe de Oncología del hospital Virgen del Rocío, Javier Salvador, recuerda que la quimio es un tratamiento muy eficaz y que las nuevas pastillas que salen al mercado “llevan quimio”, de ahí sus buenos resultados.

Alternativas

Los nuevos fármacos que ven a la luz sirven precisamente contra aquellos pacientes que no han respondido bien a la quimioterapia. La Agencia Europea del Medicamento ya ha dado luz verde el uso en humanos del enfortumab vedotin, un nuevo tratamiento ya aprobado por la Agencia Americana del Medicamento y que ha reducido la mortalidad en pacientes con cáncer de vejiga gracias a su rápida actuación tumoral.

Este es uno de esos medicamentos que se engloban entre los llamados de anticuepos conjujados y el resultado es esperanzador tanto en el cáncer de vejiga como en el de mama. “Se trata de fármacos que van dirigidos contra un elemento de la membrana de la célula tumoral, pero al que se une una molécula de quimioterapia, de manera que ésta actúa selectivamente sobre la célula tumoral con mayor eficacia y menos toxicidad para las células sanas”, detalla la doctora Pérez Valderrama a ABC. “Proporciona respuestas rápidas, lo que supone una mejoría de los síntomas que presentan los pacientes debido a su enfermedad, con un buen perfil de tolerancia”, asevera.

Otros tratamientos

Ese no es el único tratamiento alternativo contra el cáncer de vejiga. También existen otros anticuerpos conjugados, como disitimab vedotin y sacitizumab govitecan, que han ofrecido una gran respuesta y esperan que puedan ser aprobados cuanto antes para su aplicación.

En cuanto al cáncer de mama existen también otros tratamientos. En el subgrupo de mujeres con cáncer de mama Her-2 positivas también se usó uno de estos tratamientos, el TDM1-1, que dio resultados muy positivos cuando la enfermedad está ya avanzada. A este se le ha sumado otro fármaco de la misma familia, el deruxtecam-trastuzumab.

Con estos datos sobre la mesa, Pérez Valderrama se muestra convencida que, si los resultados se confirman por parte de la EMA, las combinaciones de estos tratamientos pueden sustituir a la quimioterapia.