Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Meghan Markle y el príncipe Harry / EFE

La prensa británica reacciona a la entrevista de Oprah con Meghan Markle y el príncipe Harry

Los medios ingleses se muestran indignados y sorprendidos ante las revelaciones de los duques de Sussex a Oprah Winfrey

4 min

La entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry no ha dejado indiferente a nadie. Las confesiones de ambos han sorprendido a muchos por lo sinceras y escandalosas.

La actriz ha acusado a la familia real británica de racista y confiesa que ha tenido pensamientos suicidas, mientras que su esposo se siente decepcionado por su padre, Carlos de Inglaterra, por no darle el apoyo suficiente cuando decidieron abandonar la vida palaciega.

Fuertes críticas

En un país donde la monarquía es muy respetada y motivo de noticias cada semana, las palabras de los duques de Sussex, acaparan todas las portadas y algunos editoriales de periódicos y canales de televisión.

“Las revelaciones de Harry y Meghan son peores de lo que el Palacio podría temer”, reza el titular del análisis del The Times. Comentarios que comparten la BBC o ITV, que la califican de “devastadora”.

Venganza

Patrick Jephson, escritor y columnista del diario conservador, lo ve como "un intento de asesinato a una institución herida”. Asegura no comprender el porqué de estas palabras en las que ve “un ajuste de cuentas familiares que nunca debería haberse permitido llegar a ninguna pantalla de televisión y mucho menos a los hogares de la mitad del mundo".

The Independent hace hasta tres análisis al respecto. “El mejor tipo de venganza”, señala Holly Baxter, “fue un inesperado abrir los ojos” a lo que sucede en palacio, prosigue. “Se sintió como la venganza de Harry, no de la que es mejor si sirve fría, sino de los que dicen que la mejor venganza es una vida bien vivida”, asegura.

Comparaciones

El nivel de dureza es tan grave que aseguran que la monarquía puede estar por los aires, “no por una explosión, sino por una entrevista con Oprah”. Todo porque los duques han dejado al descubierto “la crueldad casual, la maldad sin sentido, la relevancia menguante, la relación simbiótica con los tabloides que es el último suspiro que mantiene viva a la firma [nombre de la Casa Real]”. Por eso duda de que “las vajillas del Golden Jubilee vuelvan a brillar de nuevo como antes”.

Harry y Meghan exponen un anti-cuento de hadas racista y despiadado”, sentencia Rachel Brodsky, mientras Sean O’Grady compara la vida de los duques de Sussex con la de Wallis Simpson y el príncipe Eduardo.

Televisión

El presentador Piers Morgan calificó las declaraciones de la pareja como una “egoísta tontería destructiva. El periodista de Good Morning Britain apuntó en Twitter que se trató de una "traición vergonzosa a la reina y la familia real".

El referente de opinión señala a Harry de querer que “Estados Unidos odie a su propia familia” y tacha de “vergonzoso” que deje que su esposa “acuse a la familia real de ser un puñado de racistas en unas declaraciones que son las incendiarias que se han visto” hasta la fecha. “Me siento enfermo”, asegura ante las cámaras de ITV. “No me la creo ni cuando da el parte meteorológico”, concluye.