Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Meghan Markle en su entrevista con Oprah Winfrey / HARPO PRODUCTIONS

Meghan Markle pensó en suicidarse en su etapa con la familia real: “No quería seguir viva”

La duquesa de Sussex revela que se sintió objeto de una "campaña de desprestigio" por parte de la familia real

5 min

La duquesa de Sussex, Meghan Markle, ha confesado en una entrevista con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey que se sintió objeto de una "campaña de desprestigio” por parte de la familia real. Durante la época en la que todavía estaban vinculados a la monarquía, Markle lo pasó tan mal que llegó a plantearse el suicidio.

Meghan y Harry decidieron desvincularse de la casa real británica hace un año. Mientras la exactriz estaba embarazada de Archie, tuvo que vivir el racismo de primera mano cuando algunos miembros de la monarquía se preocuparon sobre el color de piel que tendría su hijo, ya que ella proviene de familia afroestadounidense.

Ayuda profesional

El Palacio de Buckingham se negó a otorgar protección al niño y el título de príncipe. Una etapa muy complicada para Markle durante el embarazo que le perjudicó en su salud mental y le comportó pensamientos suicidas. "Ya no quería vivir más, Era un pensamiento muy real, claro, aterrador y constante", confesó con lágrimas en los ojos durante la entrevista con Winfrey

La duquesa de Sussex acudió a “una de las personas de mayor rango en la casa real” para pedirle ayuda profesional. Ese miembro se negó a facilitarle la forma para mejorar su salud mental y le respondió que no podía hacer nada por ella porque “no sería bueno para la institución”.

"Muy sola"

En aquel momento, la exactriz se sintió “muy sola”. “Nunca hicieron nada, así que tuvimos que encontrar una solución”, explicó Meghan. Entonces, se apartaron de la monarquía y comenzaron su vida en Estados Unidos. Ya recuperada, Markle confesó que ahora siente que “merece la pena vivir”.

Por su lado, el príncipe Harry reveló que se sintió "realmente decepcionado" por la falta de apoyo de su padre en toda la situación, "porque él pasó por algo similar. Él sabe cómo se siente el dolor". "Mi mayor preocupación era que la historia se repitiera", dijo en alusión a la separación de sus padres y al trágico destino de su madre, la princesa Diana, quien murió en 1997 en un accidente de tránsito en París.

Compasión

Harry dijo que siempre amará a su padre -Carlos de Inglaterra, el heredero del trono- y a su hermano, el príncipe Guillermo, quienes "están atrapados" en las convenciones de la monarquía: "No pueden irse. Y les tengo una gran compasión por eso".

Asimismo, aseguraron que él y Meghan hicieron "todo lo posible" por permanecer en la familia real. "Me entristece que haya pasado lo que pasó, pero me siento cómodo sabiendo que hicimos todo lo que pudimos para que funcionara", señaló.

Campaña de desprestigio

Meghan denunció una "verdadera campaña de desprestigio" por parte de la monarquía, aunque no atacó personalmente a miembros de la corona. Contrariamente a lo que había informado la prensa británica, no fue ella quien hizo llorar a Kate, la duquesa de Cambridge, sino que sucedió lo contrario durante un incidente previo a su matrimonio y que Kate se disculpó poco después.

Meghan cerró la entrevista con una esperanzada mirada al futuro cuando le preguntaron si su historia tiene un final feliz: "Lo tiene, mejor que el de cualquier cuento de hadas que hayan leído".