Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carmen Lomana a las puertas del Teatro Real / EP

Carmen Lomana, contra Rocío Carrasco y Carlota Corredera: "Cree que es una enviada de Dios"

La 'socialité' acusa a Rociíto de "llorosa y pesadísima" y la tacha de "estigmatizar y liquidar" a su hija

4 min

Carmen Lomana no aguanta a Rocío Carrasco. Lo ha dicho de todas las maneras posibles y lo repite a la que tiene la mínima ocasión de hablar de ello. La última, en su columna de opinión semanal.

La socialité, que tiene un espacio en La Razón, ha vuelto a arremeter contra la “llorosa y pesadísima” hija de Rocío Jurado ahora que se ha conocido que va a protagonizar una segunda entrega de la docuserie. Un hecho que le causa “horror, terror”.

Con Rocío Flores

Cuestiona que tras criticar a su exesposo Antonio David, Rociíto quiera ahora cargar contra “la familia de su madre al completo”, a la que “liquidará, seccionará y arrastrará por el barro como si del mismísimo Belcebú se tratara a todos los Mohedano”, prevé. Todo “después de haber terminado de estigmatizar y liquidar a su hija Rocío Flores”, apunta.

La colaboradora de televisión no entra a valorar el caso de maltrato al que Carrasco fue sometida por la hija y por el ex guardia civil, al que dice no defender. Eso sí, apunta que ha coincidido con él en alguna ocasión y le “ha parecido encantador y muy educado”, además de otorgarle el calificativo de “buen padre con sus hijos, a pesar de llamarle [Rocío Carrasco] ‘semilla del mal, monstruo, maltratador’”.

Contra Carlota Corredera

Pero si la protagonista del documental le merece esa opinión, tampoco es mucho mejor la que tiene de la presentadora del espacio, Carlota Corredera, a la que tilda de presidenta “del Tribunal Popular, donde se sube a los altares a Rocío Carrasco y se baja a los infiernos a todos los demás que no opinen que es una mártir y víctima abanderada de las mujeres maltratadas”.

Asegura que quien se atreva a opinar lo contrario “será castigado” por la periodista que, en opinión de Carmen, está “convencida de que es una enviada de Dios para salvar a todas las mujeres, entrando en un bucle de histrionismo”. También la llama “juez suprema” o “juez, investida de divinidad, [que] no admite la más mínima disidencia”.

Mano negra

A Lomana no le gusta la serie, está claro, y apunta incluso a una mano negra, que está en los responsables gubernamentales. “¿Al personal que ve este vergonzoso documental no se le ocurre pensar la tremenda manipulación política que subyace, bastante evidente, detrás de todo?”, inquiere mientras señala las apariciones de Adriana Lastra e Irene Montero en el espacio.

No puede nada con todo lo que rodea el caso que se ha convertido en fenómeno que le ha provocado una “enorme vergüenza ajena” al ver como en el último episodio Carrasco iba con cámaras a visitar la tumba de su madre. Y deja una pregunta para la reflexión: “¿Quién plancha por la noche, Rocío Carrasco o Fidel Albiac?”.