Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos sanitarias transportan un féretro de un fallecido por la pandemia de Covid-19 / EFE

La recaudación por Sucesiones se dispara en Cataluña por la pandemia

El aumento de fallecimientos, la prórroga concedida el año pasado, la reducción de bonificaciones y el incremento de inspecciones explican la cifra récord de 610 millones recogidos con este impuesto

6 min

La recaudación del Impuesto de Sucesiones se ha disparado este año en Cataluña principalmente por efecto de la pandemia de coronavirus. Solo de enero a septiembre, la Generalitat ha ingresado 610,1 millones por este tributo, más que en todo 2020, cuando la Generalitat recaudó 477,13 millones por esa vía.

El intenso aumento de la recaudación se explica por una serie de factores, entre los que destacan el aumento de la mortalidad provocada por la pandemia del Covid-19 y el aplazamiento temporal del pago de Sucesiones que permitió la Generalitat en 2020.

Menos bonificaciones y más inspecciones

El Departamento de Economía de la Generalitat precisa en el último informe mensual de ejecución del presupuesto --el correspondiente a septiembre-- que ha habido desplazamiento a los primeros meses de 2021 de autoliquidaciones del año anterior por la suspensión temporal de la obligación de presentación que se concedió en la fase más aguda de la pandemia.

El efecto de la reforma del impuesto, que reduce bonificaciones y reintroduce los coeficientes multiplicadores por el patrimonio preexistente, y la incidencia de las actuaciones de gestión e inspección son otras causas que explican también este aumento disparado de la recaudación en 2021, a juicio de la Generalitat.

Aumento del 93% de Sucesiones y Donaciones

El informe de ejecución del presupuesto precisa que, de enero a septiembre, se ingresaron un total de 734,8 millones por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, lo que supone un incremento del 93% en relación al mismo período de 2020. Sucesiones y Donaciones es un impuesto​ cuya gestión está cedida a las comunidades y que grava los incrementos patrimoniales obtenidos a título gratuito, aunque tiene dos modalidades: la de Sucesiones --que se paga en caso de herencias-- y la de Donaciones.

De esos 734,8 millones de euros ingresados en los nueve primeros meses de 2021, un total de 610,1 millones corresponden a Sucesiones y otros 124,7 millones a Donaciones.

La mayor recaudación de la década

Aunque aún faltan tres meses para cerrar el ejercicio de 2021, el volumen de recaudación conseguido en estos nueve meses por el conjunto del impuesto ya supera la conseguida en los últimos once años. Así pues, certificado que la recaudación de 2021 será la mayor de la última década, está por ver hasta qué punto será histórica.

El récord de recaudación por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se remonta a 2008, con 1.003,9 millones --897 millones de ellos atribuibles a Sucesiones--; mientras que el segundo mayor registro corresponde a 2009, con 919,9 millones, y el tercero a 2007, con 844,2 millones. En 2020 la Generalitat ingresó por Sucesiones y Donaciones un total de 596,5 millones, 477,1 millones por Sucesiones y 119,4 millones por Donaciones; y antes de la pandemia, en 2019, la recaudación sumó 582 millones, 461,1 millones por Sucesiones y 120,9 millones por Donaciones.

A pagar en seis meses

Aunque este impuesto aglutina tanto la modalidad de sucesiones como la de donaciones, el grueso de la recaudación proviene de Sucesiones, que deben pagar quienes reciben la herencia de un familiar que ha fallecido.

El plazo para declarar una herencia es de seis meses desde la fecha de defunción del familiar, aunque se puede pedir una prórroga de otros seis meses abonando intereses de demora.

Prórrogas extraordinarias

El año pasado la Generalitat ya dio varios meses extra de margen para liquidar ese impuesto, por la emergencia creada por la pandemia y por el estado de alarma. Así, por ejemplo, por una defunción producida el 3 de marzo de 2020 los beneficiarios de esa herencia tuvieron de margen para liquidar el impuesto hasta el 21 de febrero de 2021.

En esta misma línea de flexibilidad, el proyecto de ley de acompañamiento de los presupuestos para 2022 prevé alargar hasta un máximo de dos años, un año más de lo previsto hasta ahora, el plazo para liquidar el pago del Impuesto de Sucesiones.

Madrid, ahorro de 30.000 millones

En contraposición a Cataluña, la figura del Impuesto de Sucesiones y Donaciones es una de las bazas de la estrategia fiscal que ha seguido la Comunidad de Madrid desde hace algo más de 15 años y que le ha llevado a tener un atractivo esquema impositivo como polo de atracción de riqueza.

En el caso de la región que alberga la capital de España, este impuesto está bonificado prácticamente en su totalidad, de forma que para los contribuyentes el gravamen asciende a poco más del 1%. Los cálculos de la Consejería de Economía y Hacienda apuntan a que desde 2005, cuando comenzó la politica de rebaja de impuestos en Madrid, los ciudadanos se han ahorrado algo más de 30.000 millones de euros por este concepto.

Un 24% más de recaudación

Pese a la progresiva rebaja del impuesto, el Gobierno regional que lidera Isabel Díaz Ayuso sostiene que la recaudación, lejos de resentirse, se incrementa debido a que la atractiva fiscalidad ha reducido al mínimo la renuncia a las herencias.

En 2019, la Comunidad de Madrid recaudó por este impuesto 508 millones de euros, un 24% más que el año anterior, por el efecto de la introducción de una nueva bonificación.