Menú Buscar
El consejero Jordi Puigneró (i), que propone trabajar el 12-O y el 6D,  junto al presidente de la Generalitat, Quim Torra (d) / GENCAT

La propuesta de Puigneró de trabajar el 12-O y el 6D se estrella contra los sindicatos

CCOO recuerda que los cambios en el calendario laboral aprobado deben negociarse en el Consejo de Relaciones Laborales y que la mayoría se opone al “trabajo a la carta”

06.08.2019 11:31 h.
5 min

El anuncio del consejero de Políticas Digitales y Administraciones Públicas, Jordi Puigneró (JxCat), de que los funcionarios de la Generalitat podrán trabajar el 12 de octubre y el 6 de diciembre se ha estrellado contra la representación mayoritaria sindical en el Gobierno catalán. CCOO ha sido el primero en dar un toque de atención al recordar que cualquier cambio en el calendario laboral vigente en Cataluña debe negociarse en el Consejo de Relaciones Laborales.

“No se puede cambiar de forma unilateral”, remarca el coordinador del Área Pública del sindicato, Joan Maria Sentís, en declaraciones a Crónica Global. Deja claro que desde la organización que representa intentarán que la medida no llegue ni siquiera a entrar en el Consejo Ejecutivo de septiembre, tal y como anunció Puigneró, y recuerda que los calendarios de 2019 y 2020 ya están aprobados por el propio Govern. En ambos, el 12-O y el 6D son considerados festivos.

Recurso ante los tribunales

CCOO está en pie de guerra contra la medida y su portavoz avanza que están dispuestos a recurrir a los tribunales si el Ejecutivo se empeña en tirar adelante el cambio. Indica, asimismo, que el consejero no se puede ver sorprendido por la negativa frontal de los sindicatos mayoritarios porque así se lo hicieron saber en junio.

El Gobierno catalán sondeó a las organizaciones de trabajadores qué les parecía la medida bajo la premisa d que “mucha gente se lo había pedido”. “Ya le dejamos claro que no podía ser, que no se puede aceptar un trabajo a la carta”, manifiesta Sentís.

Significación ante el independentismo

Lamenta que este cambio unilateral “es decir a los trabajadores que se signifiquen” ante la independencia, ya que el único fin de la iniciativa es político. El Ejecutivo de Quim Torra lo plantea como un pulso al Estado al no celebrar en la función pública ni la Hispanidad ni el Día de la Constitución.

“¿Qué pasaría si un funcionario de religión musulmana o ortodoxa dice que quiere ir a trabajar en Navidad?”, pregunta Sentís, “¿se lo permitiríamos?”. Aborda, asimismo, los problemas que supondría la apertura de centros públicos con una parte residual de la plantilla, qué usuarios atendería o cómo computarían las horas trabajadas en esas jornadas festivas. Además del detalle que el próximo 12 de octubre cae en sábado. 

Fuerza de los sindicatos en la Generalitat

CCOO concluye que la medida torpedea la seguridad jurídica de los trabajadores y recuerda que Intersindical, el sindicato independentista que ha solicitado el cambio, ni siquiera ha entrado en el mesa general de la Generalitat.

Sí que ha crecido en las últimas elecciones sindicales, pero sin superar la barrera del 10% que les permitiría entrar en el gran ámbito de concertación social del Gobierno catalán. Sólo tienen voz y voto CCOO, UGT e Intersindical Alternativa de Cataluña (IAC), con cinco representantes cada uno de ellos. Este último aún no se ha pronunciado sobre el anuncio, aunque la unidad de acción de las dos grandes organizaciones de representación de los trabajadores en Cataluña propicia que el proyecto decaiga. 

Puigneró ha provocado un conato de conflicto laboral en la Generalitat este agosto con su propuesta política.   

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información