Menú Buscar
Recreación digital del BCN World, el complejo de ocio y casinos de Salou y Vila-seca, en Tarragona / CG

La justicia tumba el BCN World

El TSJC anula la parte nuclear del plan urbanístico elaborado por el Govern que permitía el complejo hotelero y de juego en Tarragona por "riesgo químico"

6 min

La justicia ha tumbado el BCN World de Tarragona. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado parte del planeamiento urbanístico elaborado por el Govern y que permitía la construcción del complejo hotelero y de juego en casinos junto al parque temático Port Aventura, entre Salou y Vila-Seca (Tarragona), al que optaba Hard Rock.

Ha informado de ello el TSJC, que ha anunciado que la Sección Tercera de la Sala del Contencioso Administrativo "anula, por estimación de recurso, el proyecto de BCN World". La segunda instancia judicial ha avalado un contencioso entrado en 2016 por la entidad ecologista Gepec, dando luz verde a sus argumentos. ¿Cuáles? Entiende el TSJC que los espacios libres previstos para la zona de hoteles, casinos, juego, comercial y de ocio "no garantizaban la funcionalidad adecuada" por la "inadecuada ubicación de buena parte del citado suelo en una zona de accidentes graves, procedentes de la industria química".

Riesgo de accidente químico

Los magistrados ponentes Manuel Tabóas, Isabel Fernández y Héctor García, en un fallo de 67 páginas, dan por buenas parte de las razones de los ecologistas del Gepec para anular el Sector 1 del plan director urbanístico (PDU) que da cobijo legal a la ciudad de ocio, alojamiento y casinos cuyo desarrollo el Govern quiere encargar a Hard Rock, la única empresa que opta a construir la obra. Los jueces constatan que en el planeamiento "hay un reconocimiento de que se trata de suelo afectado por el riesgo de accidentes graves procedentes de la industria química".

"En efecto --siguen los magistrados--, las normas urbanísticas del PDU-CRT --por Centro Recreativo y Turístico, el nombre oficial del proyecto-- se han hecho eco de este riesgo limitando la funcionalidad de los espacios libres y equipamientos". Este riesgo existe en el resto de los espacios del plan, pero estos sí cumplen, al ser similares al modelo urbanístico de los municipios cercanos. No se anulan, pues.

Espacios apiñados

El tribunal sí recuerda a la Generalitat de Cataluña, que ha elaborado el plan urbanístico del BCN World por medio del Departamento de Territorio, que "queda claro que el planeamiento no puede situar dentro de zonas o franjas de seguridad espacios de concurrencia pública, y los espacios públicos lo son potencialmente, tal y como lo pueden ser buena parte de los equipamientos". Eso es lo que no se habría cumplido en el PDU de la fallida ciudad de hoteles y casinos. Procede, por lo tanto, anular parte de la norma que lo avala.

¿Por qué? Argumenta el TSJC que BCN World estaba diseñado como complejo de 1,01 millones de metros cuadrados, de los cuales 151.800 metros cuadrados serían suelo para equipamientos, con un suelo lucrativo o privado de 745.000 metros, repartidos en techo hotelero (425.000); área de juego (30.000); comercial (50.000); actividades de ocio (120.000) y parking (120.000). A esta previsión, precisa la instancia judicial, se le asocia "un movimiento y presencia importante de personas en los espacios libres. Máxime si tenemos presente que este movimiento podría verse incrementado por la presencia de visitantes de áreas más o menos próximas". Así las cosas, se abre un escenario en el que se reunirían "un número considerable de personas con la posibilidad de coincidir en un paraje en situación de riesgo".

Enésimo golpe al BCN World

Esta configuración de suelo sería solo posible si el BCN World limita mucho los usos de sus zonas libres, las más cercanas a la Complejo Petroquímico de Tarragona. "Con medidas, en muchos casos, difíciles de conciliar con el régimen jurídico de los bienes demeniales de uso público y general", esgrime la Sala Tercera.

Este rocoso argumento, la peligrosidad química, sirve a los jueces para asestar un golpe mortal al complejo hotelero, de ocio y de juego. No es el primer revés que encaja la inversión, que acumula ocho años de retraso. Antes, la promotora inicial del proyecto, Veremonte, del constructor Enrique Bañuelos, se retiró del mismo. La Generalitat fue rescatando una y otra vez la intervención hasta lograr que Hard Rock, la única compañía interesada, se comprometiera a comprar los terrenos, algo que aún no ha ocurrido. De hecho, recientemente, Ara avanzó que el Ejecutivo catalán tendría que avanzar fondos para la operación, en el enésimo capote a una intervención urbanística gafada.

La Generalitat anuncia recurso

Tras conocerse el fallo judicial, la Consejería de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat ha anunciado que presentará recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS).

En un comunicado, el departamento autonómico destaca que "solo" se ha declarado la nulidad de un sector, mientras que el resto de pretensiones de los demandantes han sido desestimadas. Sin embargo, lo anulado es la parte nuclear del proyecto.