Menú Buscar
Josep Sánchez Llibre, candidato a presidir Foment del Treball / FOMENT

Josep Sánchez Llibre se perfila como único candidato a la presidencia de Foment

El exdirigente de Unió y vicepresidente de Conservas Dani recibe en las últimas horas el apoyo de sectores y territorios afiliados a la patronal catalana

5 min

Después de tres meses de reuniones, de encuentros con las patronales territoriales, de intercambios de impresiones, y de compartir proyectos de futuro, Josep Sánchez Llibre, ha tomado la decisión expresada a finales de la primavera pasada de presentarse a las próximas elecciones a la presidencia de Foment del Treball, en sustitución de Joaquim Gay de Montellà.

El candidato a la cúpula de Foment hará pública su candidatura y su programa en un acto público que tendrá lugar en la primera semana de octubre. En este acto, será presentado por un personaje de reconocido prestigio e influencia en Foment del Treball, aunque el aspirante mantiene su nombre en el más discreto silencio.

Crecen los apoyos

En las últimas horas, Sánchez Llibre está recibiendo apoyos de sectores como la Industria Química, el Instituto Agrícola San Isidro, o el Gremio de Aridos, a los que se sumarán en los próximos días y semanas otros sectores como el textil, construcción y afines, Cámara de Contratistas, la patronal de Girona (FOEG), los mayoristas de pescado de Mercabarna, el Consell de Gremis, Industrias Cárnicas, Alimentación, la Unión Patronal Metalúrgica, las territoriales de Hospitalet y Baix Llobregat y el Vallés Oriental.

Además de concitar estos apoyos, en las últimas semanas se pronunció en favor de la candidatura de Josep Sánchez Llibre, el vicepresidente de Foment del Treball, Joan Castells. Según ha podido saber Crónica Global, otros sectores como Turismo y Comercio han convocado al candidato para conocer su programa en la primera quincena de septiembre.

¿Imponer al sucesor?

La presentación de Sánchez Llibre, vicepresidente de la industria pesquera Conservas Dani, es el segundo frente que se le abre a Joaquim Gay de Montellà en estas horas. Además del malestar creciente por sus intentos de forzar a Foment a una guerra en la CEOE, el actual presidente de la patronal catalana quiere imponer a su propio candidato a la sucesión.

El último nombre que está manejando es el de Maria Helena de Felipe, presidenta de FEPIME y vicepresidenta de Foment, tras las negativas de Carlos Tusquets --que presentará candidatura en la Cambra de Barcelona para relevar a Miquel Valls--, Pedro Fontana, sus propios vicepresidentes Joan Castells y Ramon Adell, y su hombre de confianza, el economista Ivan Galofré.

Juan Rosell, Josep Sánchez Llibre, Joaquin Gay de Montellá, María Helena de Felipe y Joan Roget. CEOE y Foment, tensión sucesoria / CG

Juan Rosell, Josep Sánchez Llibre, Joaquim Gay de Montellà, Maria Helena de Felipe y Joan Foguet

El propio Gay de Montellà promocionó la candidatura de Sánchez Llibre en un principio, pero la actitud del aspirante de afrontar una amplia renovación en la cúpula de Foment y su negativa a aceptar ciertas imposiciones del presidente saliente, enfriaron el apoyo. De hecho, fue el actual presidente de Foment quien propuso al exdirigente de Unió Democràtica para un cargo de enlace en la CEOE cuando el político decidió abandonar la vida parlamentaria.

Candidatura integrada

Ahora Gay de Montellà intenta encontrar un candidato para evitar lo que muchos consideran una victoria segura de Sánchez Llibre, que se ha ocupado de pulsar en primera persona la opinión de las asociaciones de sectores y de territorios afiliados a la gran patronal catalana. De momento, Helena de Felipe está tanteando sus posibilidades, aunque algunos empresarios consultados afirman que “se retirará si no tiene los apoyos e intentará integrarse en la candidatura de Sánchez Llibre”.

Gay de Montellà ha convocado a sus vicepresidentes el próximo día 17 para conocer su opinión antes de convocar unas elecciones que quiere retrasar hasta después de la Asamblea de la CEOE para acudir a la misma todavía como presidente de Foment. Hecho este que ha desatado todas las alarmas en Barcelona porque temen que la patronal catalana pierda influencia en la CEOE.