Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Recreación digital del interior del Hermitage Barcelona, proyecto privado en el Puerto / CG

Ada Colau rechaza negociar el Hermitage y lo vetará

El Ayuntamiento de Barcelona descartará el proyecto sin llevarlo a pleno ni replantearlo con el Puerto de Barcelona y los inversores

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau, ha rechazado negociar el "desarrollo" del Museo Hermitage en el Puerto de Barcelona. El gobieno municipal de BComú y PSC ha rechazado una proposición para repleantear la sede de la pinacoteca, aprobarla y votarla en el pleno de julio.

La iniciativa, presentada por Barcelona pel Canvi, la plataforma amplia liderada por el ex primer ministro francés Manuel Valls, proponía que el plenario municipal instara al Ejecutivo local a "negociar con la máxima brevedad" con el Puerto de Barcelona y los inversores del proyecto --el fondo luxemburgués Varia y Cultural Developements Barcelona-- el convenio urbanístico para, después, aprobarlo en el pleno de julio.

ERC salva al gobierno

No ha prosperado. Solo Junts per Catalunya, Ciudadanos, PP y Barcelona pel Canvi han apoyado el planteamiento. BComú y PSC, que conforman el gobierno municipal, han rechazado el texto. A su vez, ERC se ha abstenido, salvando al bipartito sociocomún de un revolcón del pleno municipal. Los independentistas han expresado "dudas" sobre la gestión del equipo de Colau en esta materia, pero han avalado el veto a la galería.

Por contra, tanto BxC como PP y Ciudadanos han subrayado que la Ciudad Condal "necesita" el museo, una inversión que crearía 400 puestos de trabajo. El propio Manuel Valls ha insistido en los beneficios de la inversión, tildando de "error histórico una negativa a la misma", mientras que Óscar Ramírez, portavoz popular, ha lamentado la "obstaculización ideológica" al ágora cultural, que se situaría en la zona de la Nova Bocana. Marilén Barceló (Cs) ha afeado al PSC su posición "tras decir que Barcelona necesita jobs, jobs, jobs (empleos, empleos, empleos)".

Janet Sanz: "El proyecto debe adaptarse a la ciudad"

Por su parte, Janet Sanz, teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, ha señalado que "es el proyecto el que debe adaptarse a la ciudad y no al revés", por bien que ha reconocido que "un fondo luxemburgés tiene derecho a invertir en Barcelona, pero si es en terreno público la ciudad debe tener que poder dar su opinión".

El Hermitage Barcelona, pues, se rechazará porque "doce técnicos municipales, algunos con 15 años de experiencia a sus espaldas", así lo han manifestado. El no a la subsede de la pinacoteca situada en San Petersburgo (Rusia) se formalizará, además, en la comisión de gobierno. El resto de grupos de la oposición serán excluidos de la toma de decisión.