Menú Buscar
El 'Ara' dona 22.000 euros a los colegios electorales del 1-O / FOTOMONTAJE DE CG

El diario 'Ara' no prevé ganar dinero hasta 2019

La empresa editora del periódico independentista lleva siete años consecutivos en números rojos

20.11.2017 00:00 h.
5 min

El periódico independentista Ara no logró desterrar los resultados negativos en 2016, su séptimo año de existencia, si bien la cuenta de resultados experimentó una notable mejora respecto del ejercicio anterior.

La empresa propietaria de la cabecera, Edició de Premsa Periòdica Ara, recibió el año pasado subvenciones públicas a fondo perdido por importe de 561.000 euros. Gratis et amore, la Generalitat de Cataluña le aportó 499.000 euros y la valenciana le obsequió con otros 62.000.

Pese a estas copiosas ayudas, que se vienen repitiendo cada año desde la fundación del diario, la empresa titular saldó el año con abultados números rojos. Éstos se sitúan en 651.000 euros, si bien representan la mitad de las pérdidas cosechadas en 2015.

Caen las ventas en quiosco

Los gestores de Ara no prevén alcanzar el equilibrio presupuestario hasta finales de 2018, lo que supone que los primeros beneficios no se verán en la casa hasta 2019.

Ara difunde una edición impresa y otra digital. Sus ingresos netos sumaron 12,8 millones, con alza de un 2%. Las ventas en quiosco se redujeron de 2 a 1,7 millones de euros, y este año se prevé que bajen otro 6% adicional; semejante dato viene a confirmar el estado comatoso que en general presenta la prensa de papel. En cambio, las ventas por suscripciones crecieron de 4,6 a 4,9 millones; y la recaudación publicitaria, en la que se incluyen los anuncios pagados por la Generalitat, pasó de 4,9 a 5,7 millones. El resto, por importe de algo más de 400.000 euros, procede de promociones y comercio electrónico.

La situación financiera de la sociedad editora es cualquier cosa menos desahogada. El patrimonio neto arroja tres millones negativos. Ello implica que la empresa está incursa en causa de disolución. La soslaya gracias a que los socios han suministrado varios préstamos participativos por valor de 5,7 millones, que contablemente computan como fondos propios. Entre préstamos participativos y ordinarios, los socios ya han inyectado 7,3 millones, de ellos 750.000 en 2016.

Socios polémicos

El mayor financiador del Ara es la Fundació Carulla. Al margen del capital inicial suscrito, que le confirió el 26% de la sociedad editora, la Fundació lleva prestados 3,5 millones al periódico. Esta sociedad gira en la órbita de Grupo Agrolimen, uno de los pocos gigantes empresariales que quedan en Cataluña, tras la estampida de casi 2.500 empresas desatada desde el 2 de octubre.

Agrolimen y sus propietarios, los seis hermanos Carulla Font, tienen un largo historial de fraudes fiscales, tal como explicó Crónica Global el pasado viernes.

El principal accionista del Ara es la sociedad Acta Diurna, perteneciente a la familia Rodés, con el 38%. Otro socio es la productora Minoria Absoluta, propiedad de Antonio Soler, periodista que ha forjado una gran fortuna gracias a los contratos que tiene suscritos con TV3 para la emisión de los programas Crackòvia y Polònia.

Más ayudas públicas

Al margen de las subvenciones públicas, Ara recibe también los auxilios de otras instituciones de la Generalitat. Así, el Institut Català de Finances le tiene concedido un préstamo de 250.000 euros. La sociedad de garantía recíproca Avalis de Catalunya, también dependiente de la Generalitat, actúa de fiadora ante dos bancos que le han efectuado préstamos.

Ara tiene una filial en Palma de Mallorca, que se encarga de la edición local. El año pasado perdió 131.000 euros.

El consejo de administración de Edicions de Premsa Periòdica Ara está presidido por Ferran Rodés Vilá; el consejero delegado es Salvador García Ruiz; y los vocales, Víctor Font Manté más tres entidades, a saber, Acta Diurna, Minoria Absoluta y la Fundació Carulla, cuyos representantes son David Rodés Miracle, Francesc Escribano Royo y Mireia Tomás Carulla, respectivamente.