Menú Buscar
El rey Felipe y el presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España (AmChamSpain), Jaime Malet, a su llegada a la cena de gala en el Teatro Real con motivo del centenario de la AmChamSpain ayer en Madrid / EFE

La Cámara de Comercio de EEUU constata que los separatistas han frenado inversiones

Su presidente en España, Jaime Malet, explica que muchas inversiones han quedado suspendidas o abortadas

16.11.2017 00:47 h.
3 min

En mitad de la fuga de empresas y de los medios arrepentimientos de los responsables del procés, la vida sigue en Cataluña y el resto de España. Pero nada es igual. La Cámara de Comercio de EEUU en el país culpa ahora a los líderes separatistas de frenar la economía, dinamitar inversiones y poner en riesgo la recuperación.

Quien así habla es el presidente de la Cámara en España, Jaime Malet. Advierte de que la "deriva muy grande" que se ha vivido en los últimos tiempos, en alusión al desafío secesionista en Cataluña, ha puesto en peligro el ciclo alcista de la economía española. Lo ha dicho en la cena por el centenario de la entidad, ante 200 invitados presididos por Felipe VI.

Hay que advertir de los riesgos

En la misma línea, Malet ha añadido que "cuando los políticos, los gobernantes, llevan a cabo procesos que pueden poner en peligro puestos de trabajo, inversiones y el bienestar de las familias" las asociaciones empresariales deben "estar ahí": "No para crear puentes. No para crear soluciones paralelas. No para contemporizar, hacer seguidismo o ponerse de perfil. Sino para analizar las situaciones en profundidad y advertir de los riesgos a nuestros socios y a la sociedad".

Con motivo del procés, "decenas de planes de inversión" han sido "abortados o suspendidos" y miles de empresas han cambiado su sede social y fiscal. La Cámara americana, ha dicho, igual que la CEOE o la Cámara de Comercio española, alzaron la voz para trasladar los riesgos a la sociedad.

Papel fundamental

"De eso hace ya cuatro años. Por prudencia podíamos habernos callado. Pero si como institución no somos capaces de alzar la voz por encima de la de nuestros socios para denunciar actuaciones políticas que suponen riesgos económicos tan graves, ¿de qué servimos?", se ha preguntado.

Para Malet, está claro que las empresas pueden ser "prudentes" porque defienden sus intereses, pero las asociaciones empresariales deben comprometerse: "Si no podemos decir en voz alta lo que muchos hablan en privado, ¿cuál es nuestra función?", se ha preguntado.

La Cámara de Comercio de EEUU en España cuenta con unas 340 empresas asociadas, entre ellas, las principales compañías estadounidenses asentadas en el país y casi todas las del Ibex 35.