Menú Buscar
Vigilantes de seguridad en el Metro de Barcelona / CG

Vigilantes de TMB, hartos de la inseguridad en el metro

Trabajadores del suburbano de Barcelona critican la inacción del Ayuntamiento ante las agresiones y el ‘top manta’

13.01.2019 20:08 h.
4 min

Que la inseguridad es un problema en Barcelona lo demuestra el barómetro municipal, que recoge que ésta es la principal preocupación de los habitantes de la capital catalana. Uno de los colectivos que denuncia la existencia de una escalada de incidentes violentos es el de trabajadores de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

Desde ADN Sindical denuncian la inacción del consistorio de la capital catalana ante el aumento de las agresiones en el suburbano y la presencia de manteros en sus pasillos. “Cada vez se está permitiendo más anarquía”, cuenta uno de los trabajadores a este medio. Tampoco la gestora municipal pone remedio a esta situación, denuncian.

Agresiones

Este sábado se produjo un nuevo incidente en el metro ante el que los vigilantes de seguridad se vieron desbordados. A las seis de la madrugada, en la estación de la L1 en Urquinaona, se produjo una pelea multitudinaria en la que intervinieron estos trabajadores pero, a pesar de detener a uno de los agresores, cuentan, a los pocos minutos se presentaron una veintena de jóvenes que, tras agredirlos, liberaron al arrestado.

Este no fue un hecho aislado, ya que la misma noche se produjo una agresión homófoba en el suburbano. La víctima solicitó ayuda a los vigilantes del metro a través del interfono de la estación, pero no pudieron llegar al instante por la falta de efectivos. Una situación que impide que puedan “garantizar la seguridad de todos los pasajeros”, lamentan desde ADN Sindical.

Top Manta

Los trabajadores también muestran su hartazgo contra el top manta. En menos de una semana se han producido tres desalojos de los vendedores ambulantes del vestíbulo de la estación de plaza Catalunya. Una actuación conjunta de la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra que los trabajadores de metro tildan de “desalojo propagandístico”.

“Meten a los manteros dentro del metro. ¿Por qué no los sacan a la calle? No les interesa. Corren hacia las vías, lo que genera aún más peligro, y nos dejan a los vigilantes sin saber qué hacer”, lamentan desde el sindicato.

“No hay seguridad”

Los trabajadores de TMB lamentan que esta falta de control en las estaciones está teniendo un efecto llamada de otros delincuentes. “Los carteristas trabajan en el metro de Barcelona porque no hay seguridad”, explican.

Una de las alternativas que plantean para frenar esta oleada de delincuencia es que la policía se integre en el Centro de Control de Metro, tal y como pasa en Madrid. “El Ayuntamiento no permite que estén los mossos, ¿por qué?”, critica un representante del sindicato.

Soluciones

Los vigilantes reclaman soluciones. Un aumento de la plantilla; operativas conjuntas de los trabajadores de seguridad del metro con la Guardia Urbana y la policía autonómica, así como más intervenciones: “Si hay agentes y se sanciona a los vándalos, disminuirá la criminalidad”, sostiene un trabajador de TMB.