Menú Buscar
Los Mossos d'Esquadra durante la operación Alejandría / MOSSOS

Operación antiyihadista: el líder de la célula se radicalizó en una prisión catalana

Los Mossos controlaron a este argelino durante 19 meses tras abandonar la cárcel

3 min

El líder de la célula yihadista que desarticularon los Mossos d'Esquadra este martes en Barcelona e Igualada se radicalizó en una cárcel catalana. La policía autonómica detuvo ayer a 17 personas, en el marco de la operación Alejandría, que tenían la "voluntad de atentar" en la Ciudad Condal después de cometer una serie de hurtos. 

Según avanza La Vanguardia, los agentes controlaron al cabecilla de este grupo de terroristas desde que abandonó la prisión en que se encontraba --por delitos contra el patrimonio--. Durante 19 meses, siguieron cada movimiento de este argelino, que les ha llevado a desarticular esta presunta banda terrorista. 

Perfil

Estos yihadistas, según los investigadores, son delincuentes habituales del barrio de Ciutat Vella que cometen hurtos como robos de carteras. Cuando el cabecilla, de nombre Rabeh, salió de prisión, además de volver a la delincuencia, aumentó su proceso de radicalización junto a otros cuatro argelinos, según cuenta este diario. Los cinco son el núcleo duro de los detenidos este martes. De hecho, solo ellos pasarán a disposición de la Audiencia Nacional acusados de terrorismo y pertenencia a organización criminal. 

Esta investigación comenzó en mayo de 2017, tres meses antes de los atentados de Barcelona y Cambrils el 17A. De hecho, tras el trágico suceso, las comunicaciones de los sospechosos se centraron en esa acción terrorista, sin ocultar su satisfacción por lo sucedido y dejando caer que resultaría sencillo imitarla. Según la policía, parecían planear llevar a cabo un acto similar. 

Detenciones

El operativo de registros y detenciones se centró en Barcelona, donde se produjeron cinco entradas en diferentes edificios. En Igualada se llevó a cabo un arresto. Los agentes de la policía catalana registraron dos viviendas en la calle calle Arc de Sant Cristòfol, y también la calle Consell de Cent, cerca de la plaza de Glòries.