Menú Buscar
El batasunismo 'cinco estrellas'

El independentismo cierra filas en las redes para negar la violencia

Algunas de las voces políticas y mediáticas del nacionalismo catalán intenta responsabilizar a los Mossos de los brotes de agresividad en las calles o la quema de 14 contenedores

4 min

Hablar de violencia en Cataluña se ha convertido en un tema tabú. La llamada revolución de las sonrisas ha mostrado brotes de agresividad en muchas ocasiones desde que el proceso independentista ha llegado un callejón sin salida. Pero la detención del pasado domingo del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en Alemania ha acelerado las protestas y la frustración.

Desde ese mismo día se han originado altercados de forma diaria, no solo con los agentes de los Mossos d'Esquadra, sino también episodios de intimidación como las pintadas en el Juzgado de Mataró contra el juez Llarena, en la segunda residencia del magistrado, o el de la sede del PSC en Vilanova i la Geltrú, por citar algunos. 

Rebelión

Pero el nacionalismo hegemónico, muy presente en los medios y en las redes sociales como Twitter, cierra filas para negar cualquier denuncia de violencia por parte de los medios de alcance nacional o por parte de ciudadanos anónimos. Acusan a la policía autonómica de provocar ellos los incidentes. Incluso se difunden falsedades como que son agentes inflitrados de la Guardia Civil y la Policía Nacional que "no son catalanes" y que han venido a inocular la violencia a un "movimiento pacífico y democrático".

Las redes sociales van llenas de mensajes para negar cualquier atisbo de agresividad, y se acentúa las conductas excesivas de la policía sin mencionar los 15 contenedores en llamas en la protesta del domingo por la noche. 

"Primavera catalana"

La consigna del nacionalismo conservador es de no caer en las provocaciones ni en actos violentos porque está en juego la imputación de rebelión a Puigdemont y que la justicia debe dirimir ahora si se ha producido. Un delito que se aplica si se incurre en violencia o riesgo de violencia. Por su parte, el nacionalismo radical de izquierdas tiene un discurso mucho más agresivo y hablan de "primavera catalana" y de "tomar las calles" para no "retroceder".

Las redes van llenas de vídeos y réplicas que tratan orientar la responsabilidad de los episodios de violencia a la otra parte enfrontada. 

Destacadas en Vida