Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un chico afectado por depresión / CG

La depresión será el principal problema de salud mundial en 2050

Cada año 3.500 personas mueren por suicidio en España, siendo esta la segunda causa de muerte en población entre 15 y 29 años

Alba Giraldo
7 min

Por cada persona que muere en un accidente de tráfico, mueren dos por suicidio. Más concretamente, cada 40 segundos se quita la vida una persona en el mundo, unas 800.000 víctimas al año.

La pandemia del Covid-19 no facilita las previsiones y se calcula que los trastornos depresivos podrían aumentar hasta un 20% en los próximos meses y años. “Se estima que en 2050 la depresión será el principal problema de salud, lo que le convierte en una prioridad de salud pública”, advierte la doctora Ana González-Pinto, presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB).

El Libro Blanco para abordar la depresión

La Sociedad Española de Psiquiatría y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), con el apoyo de Janssen, ha impulsado el Libro Blanco Depresión y suicidio 2020. Documento estratégico para la promoción de la Salud Mental.

Este escrito, disponible en formato digital en la web de las sociedades científicas, recuerda la importancia de poner en marcha programas de prevención y de hacer un abordaje temprano de las enfermedades mentales.

Una detección y tratamiento precoces

Para tratar un trastorno depresivo, se necesita una detección precoz. “Una vez que se detecta la depresión, el método es relativamente sencillo y muy eficaz”, explica el doctor Víctor Pérez Sola, coordinador del libro y director del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar. Con un primer intento de tratamiento se curan el 60% de los pacientes.

Un hombre con síntomas de depresión, indicativo de un posible acto de suicidio / PIXABAY
Un hombre con síntomas de depresión / PIXABAY

A nivel social, Pérez Sola cree que hay que dar estrategias a la población para que sean menos sensibles a la depresión. El doctor asegura que hay actuaciones que aumentan el bienestar de la población y eso les hace ser más resilientes a tener un trastorno mental. “Hay que enseñar a manejar e identificar las emociones, y tener planes para cuando te desbordan”, comenta.

El suicidio, todavía un tabú

Cada año 3.500 personas mueren por suicidio en España, siendo esta la segunda causa de muerte en población entre 15 y 29 años. Uno de los retos, según el doctor Pérez Sola, es “conseguir reducir esas cifras que se mantienen estables durante años con pequeñas variaciones”.

El tabú que existe ante el suicidio sigue siendo una de las causas de que no bajen las cifras. “Hay gente que piensa que eso nos defiende de algo”, asegura el coordinador del Libro Blanco. Pero la mayoría de gente que se quita la vida lo había avisado previamente y no se le había sabido ayudar. “Hay que detectarlo, prestarle atención y llevarlo a expertos. Los medios están, falta que realmente nos creamos que eso es posible”, añade.

Los trastornos en situaciones de crisis

Cuando hay situaciones de crisis, los trastornos que aumentan son la depresión, la ansiedad, el consumo de tóxicos y la conducta suicida.

El Covid-19 es una crisis sanitaria, pero también social y económica. “Estos son factores estresantes que van a aumentar la diagnósticos por depresión”, confirma Pérez Sola. Durante los últimos años, las tasas de suicidio en España se han mantenido “más o menos estables, con pequeñas oscilaciones”, explica González-Pinto. Y, aunque todavía no hay datos oficiales del impacto que ha tenido la pandemia, ya han aumentado las consultas en los servicios de urgencias “con intentos de suicidio”.

 “No tenemos muchas certezas, pero hay suficientes amenazas como para estar alerta e intentar hacer programas de prevención”, dice la presidenta de SEPB.

Los grupos de riesgo durante la pandemia

Los grupos con riesgo de padecer depresión y enfermedades mentales durante el brote han sido los enfermos de coronavirus, las familias que han tenido que hacer duelo sin despedirse, los trabajadores sanitarios y los grandes grupos vulnerables, como las personas mayores y los enfermos con trastornos mentales, que ya eran personas más sensibles a estas situaciones.

Hombre con depresión sentado / PEXELS
Hombre con depresión sentado / PEXELS

Las personas con enfermedades mentales han visto sus tratamientos afectados, ya que las consultas han pasado a hacerse por teléfono y vídeo conferencia. Esto ha funcionado en la mayoría de los casos, pero ha dificultado los procesos de rehabilitación e inserción social.

La prevención, eficaz en la reducción del riesgo de suicidio

Los factores protectores y las actuaciones preventivas han demostrado ser eficaces para reducir el riesgo del suicidio. Las estrategias, eso sí, tienen que incluir “a toda la sociedad”, afirma González-Pinto. Desde médicos, hasta policías y medios de comunicación.

¿Qué medidas se podrían aplicar? “Trabajar con los niños en las escuelas, educar a los médicos de atención primaria y formar a policías, bomberos y asistentes sociales, entre otros”, desarrolla la doctora. Los especialistas coinciden en que detectar precozmente la enfermedad es muy importante porque “no se trata de que el sistema sanitario funcione, sino de que la gente llegue al sistema sanitario”, aclara la presidenta del SEPB.

España, sin plan de prevención del suicidio

Países como Dinamarca, Hungría y Suecia han desarrollado estrategias globales de prevención como los tratamientos para acabar con la depresión, los intentos de cambiar la sociedad y su actitud hacia el suicidio y la vigilancia a las personas de alto riesgo. En algunas de estas regiones la tasa de suicidio ha disminuido un 40% en cinco años.

“Si se puede hacer y hay evidencia de ello, tenemos que hacerlo”, asegura el doctor Pérez Sola, que también pone de manifiesto que España es uno de los pocos países europeos que todavía no tiene un plan de prevención del suicidio a nivel estatal.

Destacadas en Vida