Menú Buscar
Una calle de Ciutat Vella / EP

Ciutat Vella, el distrito que pierde más población; Sarrià, el que más gana

Desde 2010, el núcleo histórico de Barcelona acusa el descenso de vecinos, mientras las zonas ricas suman más ciudadanos

21.10.2019 00:00 h.
7 min

Es la fotografía de las dos Barcelonas. Ciutat Vella es el distrito que ha perdido más población (-3,63%) entre 2010 y 2018, y Sarrià-Sant Gervasi, el que más ha ganado (+3,17%) en el mismo periodo, en datos del ayuntamiento de la capital catalana.

Barcelona, en su conjunto, ha ganado unos mil habitantes en este periodo, pero siete de sus diez distritos registran hoy menos población que en 2010. Con la lupa puesta en los 73 barrios, 40 de ellos han sufrido el retroceso de ciudadanos; los otros 33 han crecido.

Los barrios de Barcelona, por rentas

Un dato llamativo antes de diseccionar la urbe: la población crece en todos los barrios donde la renta familiar disponible per cápita es muy alta –en esencia, Pedralbes, la Dreta de l’Eixample, la Vila Olímpica y todos los del distrito de Sarrià-Sant Gervasi–, y en muchos en los que las rentas son bajas –concentrados en Sant Andreu y Nou Barris–. En cambio, la mayoría de las zonas donde las familias declaran rentas medias o muy bajas se han despoblado en estos últimos años.

Especialmente sangrante es la situación de Ciutat Vella, donde las rentas son medias y bajas. Sus cuatro barrios han decrecido desde 2010, liderando este goteo el Gòtic (-9,71%) y la Barceloneta (-8,45%). Este último, además, es el único barrio que ha perdido habitantes todos y cada uno de los años desde entonces.

Distribución de las rentas en Barcelona, año 2017, y barrios que han perdido vecinos desde 2010
Distribución de las rentas en Barcelona, año 2017, y barrios que han perdido vecinos desde 2010

Los barrios que pierden y ganan vecinos

Tras los citados se encuentran Bon Pastor (-7,5%), en Sant Andreu; Turó de la Peira (-6,84%), Trinitat Nova (-6,67%) y Canyelles (-5,9%) en Nou Barris; Vila de Gràcia (-4,4%), en Gràcia; Horta (-3,54%) y Montbau (-3,33%) en Horta-Guinardó; y les Corts (-3,15%), en el distrito del mismo nombre.

En esta línea, hay algunos barrios que han perdido vecinos en siete de los ocho últimos años. Se trata del Carmel y la Teixonera, ambos en Horta-Guinardó; de Canyelles, en Nou Barris; y del Clot, en Sant Martí. Por el contrario, otros han ganado población cada año desde el 2010: Vallvidrera, el Tibidabo i les Planes, en Sarrià-Sant Gervasi; Torre Baró, en Nou Barris; y el Parc i la Llacuna del Poblenou y el Poblenou, en Sant Martí.

También cabe mencionar los barrios que han experimentado mayores auges entre el 2010 y el 2018. Los diez primeros puestos los ocupan la Clota (+43,49%), en Horta-Guinardó; Torre Baró (+32,9%), en Nou Barris; Diagonal Mar i el Front Marítim del Poblenou (+20,53%) y el Parc i la Llacuna del Poblenou (+13,26%) en Sant Martí; Vallvidrera, el Tibidabo i les Planes (+9,92%), en Sarrià-Sant Gervasi; el Poblenou (+7,86%), en Sant Martí; Porta (+7,13%), en Nou Barris; Baró de Viver (+5,81%), en Sant Martí; y les Tres Torres (+5,81%) y Sant Gervasi-La Bonanova (+5,71%) en Sarrià-Sant Gervasi.

Zonas de Barcelona con más delitos

¿Influye la delincuencia en la decisión de cambiar de residencia? Observando los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, que incluyen hurtos, estafas y robos –que, en resumidas cuentas, son la gran mayoría en la ciudad–, se observa que el índice más elevado lo presenta el Eixample, con el 25,2% de estos sucesos en 2018, si bien el distrito es de los que menos población han perdido (-0,34%) desde 2010.

En cambio, Ciutat Vella se sitúa en segundo lugar con más robos, con el 24,9%, hecho que sí coincide con la marcha de ciudadanos. Pero tercero está Sant Martí (11,6%), aunque esa zona de Barcelona ha ganado vecinos en los últimos años. Por lo tanto, se deduce que esta variable no es determinante para explicar el movimiento de la población.

El precio del metro cuadrado en Barcelona

Más variables: el precio de compra del metro cuadrado. Entre 2010 y 2018, se ha incrementado el 10,93%. Lidera estas subidas, una vez más, Ciutat Vella (+29,27%), por delante del Eixample (+18,77%), Sant Martí (+15,58%), Sants-Montjuïc (+13,8%), Gràcia (+11,18%) y Sarrià-Sant Gervasi (+7,8%). Han caído, por lo tanto, en Nou Barris (-8,39%); Sant Andreu (-2,27%); Horta-Guinardó (-0,8%) y les Corts (-0,33%).

Por barrios, los datos más recientes corresponden al periodo 2013-18. Y todos se han encarecido… pero no por igual. Los mayores aumentos se registran en el Poble-sec-El Parc de Montjuïc (+63,65%), en Sants-Montjuïc; Sant Antoni (+54,82%), en el Eixample; el Raval (+54,32%), en Ciutat Vella; la Nova Esquerra de l’Eixample (+51,9%), en el Eixample; y el Clot (+51,77%), Sant Martí. Los menores incrementos se encuentran en la Trinitat Vella (+9,43%), en Sant Andreu; la Barceloneta (+14,32%), en Ciutat Vella; les Roquetes (+15,93%), en Nou Barris; la Maternitat i Sant Ramon (+20,67%), en les Corts; y el Gòtic (+22,28%), en Ciutat Vella.

El turismo y el alquiler

Por último, el Informe de la actividad turística de Barcelona 2017 arroja otros datos que pueden explicar esta situación. A 31 de diciembre de ese año, el mayor número de plazas hoteleras se concentraba en el Eixample (20.507), Ciutat Vella (18.406) y Sant Martí (13.295).

Es en Ciutat Vella y en Gràcia donde los vecinos denuncian que la convivencia con los turistas no es buena, y esta percepción se está extendiendo a zonas como el Poblenou, el Poble-sec y Sant Antoni. Este factor genera procesos de gentrificación y de tensiones en el mercado del alquiler, con incremento de precios, lo que lleva a muchos vecinos a cambiar de vivienda.

Se deduce de todo ello que no existe un solo factor que explique los movimientos de población, sino que son varios los que influyen, aunque están todos relacionados de un modo u otro: el turismo deriva en aumento del precio de la vivienda y también atrae delincuencia.