Menú Buscar
Personas en un entorno de comunicación / PIXABAY

El Ayuntamiento de Barcelona publica la ‘Guía de comunicación inclusiva’

Está dirigida a los ciudadanos de Barcelona y al personal del Consistorio

María Díaz
29.06.2019 18:47 h.
5 min

El Ayuntamiento de Barcelona acaba de publicar Guía de comunicación inclusiva, una lista que tiene como misión promover una buena convivencia. “La manera en la que hablamos y nos expresamos debe reflejar la sociedad plural, diversa y compleja en la que vivimos”, según el propio Ayuntamiento, que asegura que esta es una guía para una comunicación inclusiva y libre de prejuicios que recoge recomendaciones lingüísticas para hablar de racismo, de cuestiones relacionadas con el género sexual, de la salud mental y de las personas que sufren alguna discapacidad o diversidad funcional. La Guía de comunicación inclusiva será distribuida entre los vecinos de Barcelona y entre todo el personal que trabaja en su Ayuntamiento, incluyendo todos los departamentos y áreas de funcionamiento municipal.

La primera edición de la Guía para una comunicación inclusiva del Ayuntamiento de Barcelona ya es una realidad. El Consistorio ha trabajado para elaborar un documento informativo sobre usos y maneras de emplear el lenguaje sin que constituya una ofensa para ciertos grupos. Así lo ha comunicado a través de una nota de prensa, en la que explica la necesidad de difundir una comunicación libre de estereotipos, prejuicios y discriminación que sea respetuosa con todas las personas. En total, el consistorio ha impreso en papel 62.000 unidades de la guía para ser repartida entre el personal que trabaja en el Ayuntamiento y entre la ciudadanía. También existe una versión digital disponible para todas las personas que deseen hacerse con esta lista que abarca diversos temas de carácter social a través de ejemplos concretos y recomendaciones para el lenguaje hablado.

Cuatro grandes temas

En palabras de sus creadores, “es importante tener presente la manera en que las personas queremos ser nombradas y escucharlo. Los cambios en nuestras sociedades son constantes y configuran una pluralidad que cada vez abraza más su diversidad y su complejidad”, de ahí que Guía de comunicación inclusiva divida su contenido en cuatro grandes temas: racismo y prejuicios étnicos y culturales, género y LGTBI, personas con discapacidad o diversidad funcional y salud mental. Además de tratar estas cuestiones, el documento incluye varias secciones más, igualmente importantes para el contexto lingüístico y social del que se quiere hacer eco. Medios de comunicación y lenguaje inclusivo, comunicación no verbal y comunicación con imágenes: ocho puntos a tener en cuenta completan el contenido divulgativo de la guía.

El Ayuntamiento de la Ciudad Condal explica que, en cuanto al racismo, “conceptos de uso habitual como "inmigrante", "persona de color" o "terrorismo yihadista" demuestran que el lenguaje está impregnado de prejuicios étnicos y racismo”. De ahí que la Guía de comunicación inclusiva ofrezca a sus lectores alternativas a este tipo expresiones y recomienda evitar las generalizaciones de los ciudadanos procedentes de un mismo país, como por ejemplo árabes o latinoamericanos, puesto que, aseguran desde el ejecutivo municipal, “reducen realidades culturales muy diversas a simples estereotipos”. Algo similar ocurre con la cuestión de género y el colectivo LGTBI. “El uso de un lenguaje libre de expresiones homófobas o sexistas contribuye a crear un mundo más justo e igualitario”, afirman los responsables de la guía.

La expresión no verbal cuenta

En cuanto a las personas con discapacidad o diversidad funcional, el Consistorio barcelonés hace hincapié en la necesidad de no usar un lenguaje que victimice a quienes lo padecen para “poner el énfasis en las personas y no en su discapacidad”. El ámbito de la salud mental comparte con la discapacidad y la disfunción el peso del estigma de las personas que las sufren. “Para no alimentar el estigma de la salud mental, que parte del desconocimiento y los prejuicios, se recomienda no banalizar o frivolizar los problemas y los trastornos, especialmente cuando nos referimos a los estados de ánimo”, explican desde el Ayuntamiento. A estas recomendaciones concretas, la Guía de comunicación inclusiva incluye otras más generales que hacen referencia al trato y no al lenguaje, como gritar cuando se habla con personas migrantes, con discapacidad o personas mayores, en el transporte público no ocupar un asiento al lado de una persona migrante o no hablar directamente a una persona con discapacidad, sino a su acompañante.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información