Menú Buscar
Una manifestante a favor del aborto en las inmediaciones del Congreso en Buenos Aires, Argentina / EFE

Por qué importa tanto la legalización del aborto en Argentina

La nueva legislación influirá en todo el continente, donde solo un país liberaliza la interrupción frente a penas que rondan los cuatro años de cárcel

18.06.2018 00:00 h.
4 min

América Latina está en contra del aborto. Sólo Uruguay lo ha aprobado --2012-- y el resto de países mantienen leyes similares, que permiten interrumpir voluntariamente el embarazo solo en caso violación o de riesgo para la vida de la madre o del feto.

Según Amnistía Internacional, en Argentina se producen 500.000 abortos al año y una gran mayoría se realiza de forma clandestina. Hecho que implica un elevado número de muertes, sobre todo de las mujeres más pobres. Según el artículo 88 de la Constitución de ese país, quien interrumpa voluntariamente su embarazo le corresponden penas de hasta cuatro años de prisión.

Aprobación en la cámara de diputados

Tras 22 horas de debate en el Congreso de la Nación, Argentina dio la media aprobación a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Se consiguió con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención. Ahora falta que la otra cámara, la de Senadores, dé su veredicto, que lo hará en septiembre u octubre.

La ley otorgaría a las mujeres el derecho a optar de manera voluntaria por interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas de gestación. La intervención se realizaría entonces en cualquier hospital público. Una vez cumplido el plazo estipulado, solo podrían abortar legalmente quienes hayan sufrido violación o cuando exista riesgo para alguna de las dos vidas.

Impacto en toda la región

La socióloga argentina Dora Barrancos explica que la luz verde del Congreso sumada a la fuerza del movimiento feminista, “contagiarán” previsiblemente a otros países latinoamericanos a legalizar el aborto. Con el antecedente de Uruguay, y más al norte Ciudad de México y Cuba (pionera en 1965), Argentina sería la cuarta en conseguir la ley.

Según Barrancos, la “ola feminista” que puede impulsar la despenalización también está activa en Brasil, Colombia, Perú y sobre todo en Chile, donde ya “tiene impacto en las movilizaciones extraordinarias que hay actualmente”.  

El presidente, en contra

Las encuestas revelan que entre un 60% y un 70% de los argentinos está a favor de legalizar el aborto. No obstante, el presidente Mauricio Macri se ha declarado “partidario de la vida” y propuso un nuevo debate en el Congreso, lo que muchos han interpretado como una intención de desviar la atención sobre el asunto.

Tras la aprobación a medias de la ley, Macri ha destacado el trabajo de los diputados que han realizado “un debate histórico, propio de la democracia”. Ha enviado sus felicitaciones a los parlamentarios y ha asegurado que “este debate continúa”.

Pañuelos verdes

Durante las 22 horas que duró la discusión en el Congreso, una multitud se plantó en las calles de todo el país. Muchos medios nacionales y extranjeros acabaron llamando “la marea verde”, por los pañuelos de ese color que utilizaron las manifestantes, similares a los que utilizan las madres de Plaza de Mayo.

El movimiento ha difundido durante las últimas semanas campañas de concienciación a través de los medios y sobre todo las redes sociales. En ellas explicaban que el debate “no está en o no al aborto, porque las mujeres abortan igualmente”, sino que la legalización evitaría los abortos clandestinos “lo que ayudaría a salvar vidas”.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información