Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Bandera secesionista gigante en la calzada en uno de los cortes secesionistas de la Avenida Meridiana de Barcelona. Meridiana Resisteix

Turull apoya a decenas de independentistas en el último corte "legal" de la Meridiana

Los radicales podrán seguir manifestándose ante la estación de tren de Fabra i Puig, aunque este sábado amenazan con volver a interrumpir el tráfico a escasos metros del lugar

3 min

Unos 70 manifestantes secesionistas han vuelto a cortar este viernes la Avenida Meridiana de Barcelona, por última vez de forma "legal", después de que la Consejería de Interior de la Generalitat haya decidido no renovarles el permiso para interrumpir el tráfico en esta vía a partir de mañana sábado. La protesta ha contado con el respaldo del exconseller de Presidencia con CiU y actual vicepresidente de JxCat, el indultado Jordi Turull, quien ha acudido al lugar a dar ánimos.

El Govern catalán decidió poner fin el jueves a los cortes que promovía el colectivo ultra Meridiana Resisteix de forma diaria desde que, hace dos años y medio, fueron condenados los mandatarios secesionistas por el procés. A partir de ahora, podrán seguir manifestándose, pero en una plaza cercana donde no molesten a vecinos y vehículos, delante de la estación de tren de Fabra i Puig.

Amenazan con seguir cortando calles

De todas formas, tanto Meridiana Resisteix como la Assemblea Nacional Catalana (ANC) --a la que hasta ahora se le habían concedido los permisos-- han convocado una protesta este sábado en el punto habitual en el que se concentran, si bien el corte de la calzada ya no estará autorizado.

Los participantes en la manifestación de este viernes han decidido, en una asamblea improvisada a pie de calle, seguir este sábado con los cortes a escasos metros de la concentración habitual, en el cruce entre Fabra i Puig y la calle Pardo.

La Dirección General de Administración de Seguridad validó su resolución después de trasladar la propuesta a la ANC para "hacer compatible el derecho de manifestación con las menores molestias posibles a vecinos y comerciantes". La Consejería de Interior también pretende "rebajar los episodios de tensión vividos últimamente" en estos cortes con manifestantes no nacionalistas contrarios a las interrupciones de tráfico.