Menú Buscar

Torra torpedea su propia ley de cambio climático

El Parlament aprueba una moción del PSC sobre la transición energética tras una negociación que ha visualizado la pugna entre ERC, favorable a la iniciativa, y JxCAT

Los expertos urgen medidas para combatir el cambio climático / CG
12.10.2018 00:00 h.
7 min

La tramitación de una moción sobre la transición energética presentada por el PSC en el Parlament ha visualizado de nuevo las diferencias entre Junts per Catalunya y ERC. Mientras las consejerías de Empresa y Territorio, en manos de los convergentes, se mostraban reacias, los republicanos han remado junto a los socialistas. La iniciativa quedó aprobada en su integridad, pero con abstenciones, enmiendas y votos en contra de los socios del Govern, que en su día hicieron bandera de su vocación ecológica a través de una ley catalana de cambio climático a la que ellos mismos ponen trabas.

La votación se tenía que haber celebrado en julio, pero debido al bloqueo generado por las discrepancias entre Junts per Catalunya y ERC respecto a la suspensión de los diputados procesados. Finalmente, el debate ha tenido lugar pocos días después de que se aprobara el acuerdo de la UE para reducir las emisiones de los coches un 35% de aquí a 2030, y la publicación del informe del Grupo de Cambio Climático de a ONU (IPPC), en el que se pone de manifiesto la necesidad de adoptar medidas drásticas para combatir el cambio climático.

La Ley de cambio climático catalana, que es la única que en estos momentos existe en España, indica que, en 2030, el 50 por ciento de la demanda de energía eléctrica debe cubrirse con fuentes renovables para intentar llegar en 2050 al 100 por ciento. “Hoy, el 52,6 por ciento proviene de los tres reactores nucleares, un 29 por ciento de combustibles fósiles y sólo un 15,4 por ciento de las renovables, incluyendo la hidráulica; si sacáramos ésta, llegaríamos solo al 8%”, explicó ayer el diputado del PSC, Jordi Terrades, durante la presentación de la moción.

La suspensión del Tribunal Constitucional

Torra se comprometió a desarrollar la ley del cambio climático, el primer proyecto de ley aprobado por el ejecutivo de Carles Puigdemont que fue suspendido por el Tribunal Constitucional. Sin embargo, el pasado mes de abril, el Alto Tribunal levantó la suspensión y el nuevo Gobierno del PSOE ha asegurado que retirará el recurso presentado en su día por el PP, lo que daba vía libre al Govern para impulsar esa normativa. Pero la Generalitat no parece tener muy clara la forma en que se deben impulsar esas medidas y ha puestos bastantes palos a las ruedas de la moción de los socialistas.

Según fuentes parlamentarias, ERC ha intentado remar a favor de la iniciativa de los socialistas, pero ha chocado con las reticencias de las Consejerías de Empresa y Territorio, competentes en esta materia. El resultado ha sido una moción aprobada con enmiendas del Govern que, en algunos puntos relevantes, ha optado por abstenerse, rechazar las propuestas o enmendarlas.

Las enmiendas del Govern

Por ejemplo, el PSC proponía presentar, en un plazo de seis meses, un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 (con base año 1990) para llegar a los objetivos propuestos por la UE. Sin embargo, JxCAT y ERC ha impuesto un redactado más concreto, en el sentido de constituir en un plazo de seis meses, un comité de expertos de cambio climático, previo a la presentación de un informe preliminar para la elaboración de los presupuestos de carbono para el período 2020-2025, tal como establece la ley de cambio climático”. A la propuesta socialista de hacer las modificaciones normativas correspondientes para agilizar las tramitaciones de las instalaciones e infraestructuras eólicas, los socios de gobierno han añadido una enmienda que contempla la creación de una comisión de trabajo en el que participen los departamentos de la Generalitat y las entidades representativas del sector.

Por ejemplo JxCAT y ERC ha votado en contra de desplegar la ley de Financiación del Transporte Público e impulsar las medidas fiscales finalistas que incluye la ley para que entren en vigor el 1 de enero de 2019, con el objetivo de aumentar los recursos económicos de la Generalitat destinados a financiar el transporte público. También ha rechazado recuperar la inversión de transporte público en la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM).

Rechazo a fijar un calendario y un presupuesto

Asimismo, los dos socios de gobierno han votado en contra de fijar un calendario y un presupuesto para nuevas infraestructuras de transporte electrificado como el Tren Tram en el Camp de Tarragona; la llegada de la Línea 1 a Badalona, la Línea 3 a Esplugues, la Línea 8 o el tramo central de la Línea 9.

Las formaciones independentistas se han abstenido en el punto de la moción en el que planteaba presentar, en un plazo de seis meses, un Plan de reahabilitación de viviendas que dé prioridad ala accesibilidad y la eficiencia energética de edificios y viviendas con aprovechamiento de energía renovable y que cubra la necesidad de actuación sobre un mínimo de 50.000 viviendas anuales”. Igualmente neutra ha sido la postura del Govern con la idea de presentar, en un plazo de seis meses, un Plan de rehabilitación energética de los edificios públicos con aprovechamiento de energía renovable que, con carácter anual, fije como objetivo el 3% de la superficie de los edificios administrativos de la Generalitat.

Transición energética

Terrades ha avisado a JxCAt y ERC de que, “si apoyan los Presupuestos Generales del Estado tendrán 400 millones para distribuir por todo el Estado justamente para estas políticas que nosotros reivindicamos, de rehabilitación energética de los edificios”. Les ha instado a “creerse” la Ley de Financiación del transporte público, aprobada hace tres años. “El Govern tiene alergia a poner plazos en lo que las leyes dicen”.

Con todo, la moción sobre la transición energética ha quedado aprobada.

¿Quiere hacer un comentario?