Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado de su mujer, Carola Miró, a su salida del TSJC / EFE

Torra planta a Sánchez Llibre en los premios de Foment

El presidente de la Generalitat tenía previsto asistir, pero no hasta el final, y se evita el discurso crítico del líder de la patronal

Cristina Farrés / Manel Manchón
5 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha plantado a Foment del Treball. Esta vez no ha querido ni asistir al primer plato en la cena de la patronal catalana, con motivo de la entrega de las Medallas de Honor y los XII Premios Carles Ferret Salat. El año pasado, abandonó el evento para asistir, en el Palau de la Música, a un recital de poesía junto a Laura Borràs, en ese momento consejera de Cultura. Pero estuvo en la primera parte del acto. En esta ocasión, ni esto, ya que ha alegado problemas de protocolo. Sus colaboradores han mostrado su enfado con que Moncloa se negara a que clausurase el acto empresarial y ha decidido pasar del encuentro patronal. 

Torra ha recurrido a un argumento que ya utilizó Artur Mas en 2013, cuando, en el mismo acto de Foment, no quiso asistir porque no cerraba el acto, y sí lo hizo la entonces vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, que sustituía a Mariano Rajoy, de viaje en Panamá. Una cuestión de protocolo. En esta ocasión, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha asumido que iba a pronunciar su discurso antes que la ministra de Economía, Nadia Calviño. El acto lo cerró el presidente de Fomento, Josep Sánchez Llibre

Una cita con el TSJC

Este lunes, sin embargo, tenía otras citas para el presidente Torra, que declaró en el juicio en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), acusado por el delito de desobediencia por colocar lazos amarillos en la fachada del Palau de la Generalitat en la campaña electoral. Había confirmado su presencia a la Junta de Foment del Treball, con la idea, como el año pasado, de abandonar el acto hacia el final y tras los discursos de todas las autoridades.

Sin embargo, en el último momento, decidió no asistir. Torra es consciente de la posición crítica de Foment, como pudo comprobar en su encuentro en el Palau de la Generalitat con Josep Sánchez Llibre. Y habría decidido evitar un nuevo correctivo, esta vez en público. 

Las palabras de Luca de Meo

Sí que se ha acercado a la gran noche del empresariado catalán el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig. Ha acompañado a Josep Sánchez Llibre y el resto de la cúpula de Foment del Treball a su entrega al reconocimiento al empresario del año, el presidente de Seat, Luca de Meo, entre otros ejecutivos que han merecido un reconocimiento. 

El presidente de Seat, Luca de Meo (i), con el líder de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (d) / EFE
El presidente de Seat, Luca de Meo (i), con el líder de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (d) / EFE

Las últimas declaraciones del empresario italiano tampoco han sido de agrado de Torra. El líder de la automovilística ha advertido de que el consorcio Volkswagen tiene más plantas productivas en toda Europa más allá de Martorell (Barcelona) por si persisten los problemas de los cortes de carreteras de los independentistas. Cabe tener en cuenta que la factoría catalana, la sede de Seat, ha tenido que parar la producción en varias ocasiones en los últimos años por los problemas en la entrega de piezas. 

La propia patronal catalana ha sido la primera organización empresarial en exigir al líder de la Generalitat una "condena contundente" de estos actos, cuyo impacto económico lo advierte incluso un ejecutivo tan prudente en sus declaraciones públicas como el propio De Meo. Con todo, Torra no se ha apeado de su discurso independentista. Ha mantenido su apoyo a la estrategia de "independencia o barbarie" que defienden tanto el Tsunami Democràtic como los CDR.