Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Quim Torra, jefe del Ejecutivo catalán, tras su participación en la Conferencia de Presidentes / Gencat

Torra y Mitjà proponen clasificar a los ciudadanos y seguirles por el móvil

El presidente catalán y el virólogo que le asesora contra la pandemia plantean personas "verdes, naranjas y rojas" según su "infectividad"; es el polémico sistema chino

6 min

El modelo chino. El presidente catalán, Quim Torra, y el virólogo que le asesora contra la pandemia del virus SARS-CoV-2, Oriol Mitjà, proponen clasificar a los ciudadanos con un código rojo, amarillo o verde según su "infectividad". Es una de las diez propuestas que ha elaborado el epidemiólogo y que el jefe del Ejecutivo da por buenas, hasta el punto de que las ha trasladado a la conferencia de presidentes hoy domingo, 19 de abril.

Torra ha informado hoy de que ha dado a conocer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a sus homólogos del resto de regiones, un plan de desconfinamiento con un decálogo de medidas elaborado por Mitjà. La más polémica es la clasificación de ciudadanos con colores según si son vectores de transmisión del patógeno o no lo son. Ello se complementaría con el control parcial de sus teléfonos móviles y un sistema central de recogida de datos mediante GPS que vigile a los titulares y sus contactos con otros ciudadanos por la vía del Bluetooth. El sistema es muy similar al Alipay Health Code que ha implementado China usando, también, los móviles y códigos QR. Lo han hecho los gobiernos provinciales chinos con la colaboración de los grupos Alibaba y Tencent (WeChat). La diferencia es que el gigante asiático es un régimen autoritario y Cataluña, una región en el seno de una democracia liberal en Occidente: España.

Seguimientos por móvil y nueve puntos más

Ajeno a las diferencias políticas, sociales y económicas entre la autonomía y la potencia asiática, Mitjà ha incorporado la clasificación social en un decálogo que, ahora, el presidente Quim Torra da por bueno y que "aprobará en un consejo ejecutivo que se celebrará próximanente". Los diez puntos para desconfinar Cataluña --que carece de competencias para ello salvo que el mando único del Ministerio de Sanidad las ceda-- propone incrementar el uso de las aplicaciones móviles para, en efecto, clasificar como "verde, naranja, rojo" a un ciudadano y seguir sus movimientos mediante el Bluetooth de su móvil.

El informe del epidemiólogo, que aún no es público, apuesta por salir de la pandemia con un "pasaporte de inmunidad" para acceder a grandes eventos; un certificado digital que indique el estado de salud de la persona; un estudio de seroprevalencia en 20.000 personas; un macrocribaje con test PCR --medición de la proteína C reactiva en sangre-- a 1,5 millones de catalanes y pruebas rápidas a otros 6 millones.

Asimismo, propone "facilitar material de protección individual" a los ciudadanos y hacer obligatorio el uso de mascarillas fuera de casa; limitar la movilidad a menos del 25% hasta que las unidades de críticos (UCI) bajen a menos del 20% de ingresos por Covid-19 y "flexibilizar" la desescalada. Este levantamiento gradual incluiría la obligación de permanecer en sus casas a colectivos de riesgo y la prohibición de actos públicos y privados con más de 30 personas. La hostelería y restauración, huelga decir, tendrían limitado el aforo y habría restricciones de contacto entre clientes y trabajadores. En su opinión, todo ello debería estar organizado por un puente de mando único de la desescalada formado por representantes de diversas consejerías del Govern y un comité de expertos. "Con poder de decisión", ha precisado Torra.

Críticas al 'semáforo ciudadano'

Pese a dar por bueno el plan de desconfinamiento de Mitjà y prometer que su Govern lo aprobará "próximamente", Torra ha matizado en diversas ocasiones que la Administración que preside "respetará los principios de privacidad de los ciudadanos". Este punto no es menor, máxime cuando el sistema chino Alipay Health Code, muy similar al que propone el investigador y quiere adoptar el president, ha encajado duras críticas de las oenegé por vender barata la privacidad de los ciudadanos chinos. Desde que el sistema se estrenara en febrero en la provincia de Guangzhou, el semáforo ciudadano ha recibido la censura de, por ejemplo, la oenegé Human Rights Watch por quebrantar la intimidad ciudadana.

Torra sí ha cargado hoy contra los 14.000 millones que ha prometido el presidente Sánchez a las autonomías para reforzar su liquidez. El jefe del Ejecutivo regional ha lamentado que la cantidad sean "anticipos a cuenta" y remanentes de la liquidación del sistema de financiación de ejercicios anteriores. Torra ha desgranado su propio plan económico para la reconstrucción cuando termine la pandemia, pero no ha hablado de las cifras que pondrá su equipo sobre la mesa, salvo el conocido agujero de 1.800 millones de euros que ha provocado el coronavirus en las cuentas autonómicas. Con esta base, el Govern aprobará el viernes de la próxima semana sus presupuestos, que no incorporan partidas para cubrir esta factura, ya que su tramitación acaba de concluir.