Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra

Torra dice ahora que acudirá a los Juegos del Mediterráneo

Arremete contra el Rey, al que acusa de apoyar la represión en Cataluña y dimite como vicepresidente de honor de la Fundación Príncipe de Asturias

3 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha rectificado y acudirá a la inauguración de los Juegos del Mediterráneo que hoy se inauguran en Tarragona, a pesar de la presencia del Rey. Torra había amagado con plantar al monarca porque, según afirmaba, no ha pedido perdón por su discurso del pasado 3 de octubre.

En una mensaje institucional, Torra ha anunciado que, finalmente, acudirá a los Juegos, no para "hacerse la foto" con el Rey, sino por el hecho de que se trata de un evento deportivo organizado por los tarraconenses. Ha anunciado que, en adelante, no asistirá a ningún acto organizado por la Monarquía española. Torra ha dimitido como vicepresidente de honor de la Fundación Príncipe de Asturias. En su discurso, ha arremetido contra el papel de Felipe VI ante el procés, pues asegura que apoyó la represión del referéndum del 1-O.

Ha vuelto a recordar la existencia de políticos presos y fugados, así como la persecución de "alcaldes, artistas y simpatizantes de los CDR, algunos de los cuales se han visto obligados a huir".

"Se persigue a personas por su ideología --ha añadido--, parece mentira, las ideas de libertad son perseguidas por el Estado español. Hoy, como cada día, nos sentimos interpelados por tanto dolor". Según el presidente de la Generalitat, "el Rey no ha pedido perdón desde que el 3 de octubre dio cobertura a la represión contra dos millones de catalanes. Felipe VI no ha expresado ninguna palabra de consuelo", mientras que "el Gobierno catalán ha hecho todos los esfuerzos para dialogar, pero lamentablemente, solo han venido de un lado".

Ha asegurado que "sin el Govern, los Juegos del Mediterráneo no se habrían hecho. Lo importante es vivir en plenitud esa competitición deportiva". "Queremos dignidad y no fotografías. Que nuestros símbolos nacionales sean tratados con dignidad y con respeto al pueblo catalán. No somos súbditos, somo ciudadanos".