Menú Buscar

La tormenta destroza la acampada 'indepe' de Barcelona

Los chubascos en Cataluña barren las tiendas de estudiantes de la plaza Universidad: los jóvenes piden ayuda para "no tener que irse"

14.11.2019 11:10 h.
3 min

Una tormenta ha inundado la acampada independentista de Barcelona. Los fuertes chubascos que han barrido la ciudad condal y el resto de Cataluña han provocado fuertes destrozos en las tiendas que los secesionistas mantienen en la plaza Universidad, hasta el punto de que los activistas han pedido ayuda para mantener la protesta.

En un mensaje en la plataforma de Telegram, los nacionalistas radicales han alertado de que se encuentran en una situación "crítica". Advierten de que "la lluvia y el granizo han inundado completamente el campamento". Agregan que se enfrentan a una situación de "desmoralización" ante la cual precisan "ayuda urgente". Piden, pues, "mantas, sacos, roba, palés, toallas y bridas", material que se suma a los condones que exigieron hace unos días.

Robo el fin de semana

La inundación en la acampada independentista de la plaza Universidad llega después de que se produjera una escisión en la movilización. Las juventudes de ERC y Arran, radicales vinculados a la CUP, se marcharon del campamento urbano a las puertas de las elecciones generales del 10 de noviembre. Más inquietante, estos últimos admitieron que se habían llevado el dinero de la acampada y lo habían entregado a una asociación de juristas que defiende a los CDR e independentistas detenidos e imputados por múltiples causas.

Los acampados lo leyeron de otra manera y subrayaron que los cachorros de ERC y la CUP habían "robado" cerca de 40.000 euros y el material sanitario. Criticaron el "electoralismo" de ambos grupos y se conjuraron para seguir ocupando esta zona, que se encuentra en un punto muy céntrico de la capital catalana.

Los comerciantes lamentan el impacto

La acampada independentista arrancó el 30 de octubre y permanece en este punto desde entonces. Llegó a reunir a cerca de 500 tiendas, ante el estupor de comerciantes y restauradores, que lamentaron "el daño causado" a la imagen de la ciudad. Los negocios de restauración, por ejemplo, contaban pérdidas de caja de hasta el 30% la semana pasada por la situación de "anormalidad" en la ciudad. Este escenario lo atribuyeron a la presencia del campamento urbano de Universidad y a los continuos cortes de calles.

Pese a la pérdida de negocio y la causa política que alimenta esta protesta, la Junta Electoral rechazó el desalojo preventivo de los acampados antes del 10N, tal y como pidieron partidos como Ciudadanos y el PP. Por su parte, el gobierno municipal de Barcelona descartó también convocar un pleno extraordinario para limpiar de tiendas la zona de Universidad, sesión que pidieron, de nuevo, Cs y los populares, pero también Barcelona pel Canvi, la plataforma amplia que lidera el ex primer ministro francés Manuel Valls.

(((NOTICIA EN AMPLIACIÓN)))