Menú Buscar
Las guarderías municipales como la de la imagen deben ser financiadas por el Govern / EP

La Sindicatura de Cuentas también critica la gestión de las guarderías

Un informe del órgano fiscalizador critica los retrasos en la concesión de las ayudas, lo que, denuncia, pudo perjudicar a las familias beneficiarias

25.01.2018 00:00 h.
3 min

Nuevo revés para la Generalitat en materia de guarderías.

Tras las sentencias judiciales que condenan a la Generalitat a pagar los atrasos, es ahora la Sindicatura de Cuentas la que cuestiona la gestión de las ayudas a la educación de entre 0 y 3 años.

Lo hace en el informe de fiscalización que acaba de publicar sobre las ayudas y subvenciones del Departamento de Enseñanza correspondiente a 2015, año que coincide con el gobierno de Artur Mas, quien decidió eliminar progresivamente las ayudas oficiales a las escoles bressol públicas, a pesar de que tiene la competencia.

La dudosa finalidad de las subvenciones

La sindicatura critica en general la ausencia de un plan estratégico de subvenciones en esa consejería. “No consta –añade— que el Departamento de Enseñanza haya hecho inspecciones del desarrollo de los programas y actuaciones subvencionadas, contrariamente a lo que prevén las bases de diversas convocatorias”.

Con respecto a las guarderías, se cuestiona el hecho de que en 2015 se otorgaran subvenciones para reducir las cuotas pagadas por las familias que correspondían al curso 2013-14. “Esta extemporaneidad hace cuestionable su oportunidad y el cumplimiento de su finalidad, y podría haber perjudicado a las familias beneficiarias”.

Doble baremo

Asimismo, las ayudas a las guarderías de titularidad pública para reducir el coste del servicio de comedor en el alumnado en situación de vulnerabilidad "consisten en la concesión de ayudas individuales de comedor y se deberían haber tramitado mediante una convocatoria pública”.

Finalmente, la justificación de estas ayudas “no se ha hecho de forma homogénea”, pues en algunos casos se hizo en función de los días reales de utilización del comedor, descontando las ausencias de los alumnos, mientras que en otros, en función de los días teóricos de prestación del servicio. “La sindicatura considera que la admisión de dos parámetros de justificación diferentes vulnera el reparto equitativo del gasto entre los beneficiarios”.