Menú Buscar
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, junto a su adjunto Jaume Saura, durante la rueda de prensa sobre los lazos amarillos / EFE

El Síndic recomienda a Torra retirar los lazos durante las elecciones

El presidente de la Generalitat se comprometió a acatar el informe de Rafael Ribó sobre la orden de la Junta Electoral Central de quitar los símbolos independentistas de sus edificios

20.03.2019 17:01 h.
5 min

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, aconseja al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que retire los lazos amarillos y demás símbolos independentistas en las instituciones públicas dependientes del gobierno catalán, tal y como le exige la Junta Electoral Central (JEC), "de forma excepcional" durante los períodos electorales.

El equivalente al Defensor del Pueblo catalán ha respondido de este modo al requerimiento que le formuló Torra este lunes, después de ser obligado por la JEC a mantener la neutralidad política de las instituciones y edificios públicos de la Generalitat de cara a las próximas elecciones generales del 28 de abril y municipales y europeas del 26 de mayo.

En manos de Ribó

Torra se comprometió a seguir las recomendaciones del Síndic después de desatender en dos ocasiones el ultimátum de la JEC. La última de ellas, esta misma semana.

El lazo amarillo y la pancarta de apoyo a los políticos en prisión preventiva juzgados por el procés se han mantenido hasta ahora en la fachada del Palau de la Generalitat --así como en sus consejerías y otras instituciones dependientes de ella--, desoyendo la petición de la JEC de retirarla desde el pasado 11 de marzo.

Ya se lo comunicó el viernes

El presidente de la Generalitat se exponía en caso de no cumplir la orden a una sanción administrativa de entre 300 y 3.000 euros, o bien a un procedimiento judicial por desobediencia, que podría haberle acarreado la inhabilitación.

El propio Ribó ha revelado que ya recomendó el pasado viernes a Torra que retirara los símbolos independentistas antes de los comicios al ser preguntado sobre la materia, por teléfono y en persona. Pero no hizo público su dictamen ese mismo día porque el president le pidió una serie de "clarificaciones", que versaban sobre el período concreto para quitar los lazos, pancartas y banderas 'esteladas' y en qué edificios debe hacerse. 

El informe del Síndic se ha dado a conocer este miércoles por la tarde. Su carácter, de todos modos, es consultivo, pues acatar las órdenes de la JEC es ineludible. 

Sólo durante las elecciones

El Síndic, no obstante, subraya en su escrito que "se trata de una medida temporal que sólo ha de tener vigencia durante el período electoral", abriendo así la puerta a que los símbolos independentistas vuelvan a ser expuestos en las instituciones públicas una vez acabados los comicios.

Ribó destaca la "excepcionalidad" de la medida, y matiza que su criterio es el mismo de una resolución de septiembre de 2018, en la cual se pronunció "en contra de limitar el ejercicio de la libertad de expresión en el espacio público".

El Defensor del Pueblo catalán apela a "la necesidad excepcional de preservar escrupulosamente la neutralidad ideológica de los poderes públicos durante el período electoral". Fuera de él, por tanto, exime a Torra de mantener la neutralidad institucional que ahora deberá cumplir.

No se siente utilizado

Al ser preguntado sobre si cree que Torra ha trasladado su responsabilidad al Síndic, Ribó ha asegurado que no se siente "utilizado", sino "muy tranquilo", y que tampoco le "preocupa" que alguien pueda "escudarse" en él.

Como en otras ocasiones, Ribó ha dado su opinión sobre el procés apuntando que éste "nunca se resolverá con el Código Penal". Y, sobre la orden de la JEC y las posibles sanciones a las que se exponía Torra, ha indicado que "nos hace falta mucha política".

Este jueves, Ribó comparecerá en el pleno del Parlament para desgranar su informe de 2018. Por la tarde, la JEC se reunirá para decidir si sanciona o no a Torra.