Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diputado de ERC Gabriel Rufián, dando una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados / EUROPA PRESS

Rufián acusa a Torra de llevar al Govern la "guerra civil" de JxCat

El diputado de ERC carga contra sus socios posconvergentes recordando el caso "del 3%" y da por hecho que la "mesa de diálogo" se reunirá a mediados de septiembre

6 min

La remodelación de Govern llevada a cabo este jueves por Quim Torra tiene con la mosca tras la oreja a los dirigentes de ERC. Su malestar con el presidente de la Generalitat es más que notorio y así lo reconocen públicamente al considerar sus cambios una nueva maniobra electoralista del espacio convergente. Entre quienes han aireado su indignación se encuentra Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, quien ha recriminado a Torra que traslade al Govern la "guerra civil interna" de su partido tras el enfrentamiento entre el PDECat y JXcat. "Es contraproducente", ha dicho el diputado.

Rufián ha expresado su respeto "al espacio de Convergencia" --del cual ERC es socio al frente de la Generalitat desde hace más de un lustro-- y, no sin cierta ironía, también a la "lucha interna" que ahora vive el partido de Torra, "se llame como se llame".

"El caso 3%"

Rufián ha ido más allá en sus críticas asegurando que no entiende que se "purgue" a los tres consejeros que han perdido sus cargos --el de Interior, Miquel Buch, la de Empresa, Àngels Chacón, y la de Cultura, Mariángela Vilallonga-- "por asuntos de partido", en lugar de "por asuntos de corrupción como el 3%", ha incidido.

En opinión del diputado nacionalista, lo "conveniente" ahora es que la política se centre "en controlar la pandemia y sus efectos, no para querer controlar un partido y sus cargos".

"Mesa de diálogo" en septiembre

Rufián, asimismo, ha anunciado un acuerdo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para retomar las reuniones de la denominada "mesa de diálogo" sobre Cataluña con los dirigentes independentistas y, a expensas de que los dos Gobiernos acuerden una fecha, los republicanos ya hablan de celebrarla a mediados de septiembre.

Tras una reunión de poco más de una hora en Moncloa, Rufián ha comparecido en rueda de prensa en el Congreso. Según ha dicho, la principal coincidencia ha sido el deseo de retomar ese diálogo sobre el "futuro de Cataluña".

La presencia de Torra

Torra ha manifestado que solo acudirá a una sesión de la mesa si es para hablar de la fecha del referéndum de independencia. Preguntado por la cuestión --Torra se ha sumado a la iniciativa de Carles Puigdemont del "enfrentamiento inteligente" con la Administración central--, Rufián se ha limitado a manifestar que no contempla la ausencia del actual president en una próxima convocatoria.

La mesa de diálogo fue el compromiso que ERC arrancó al PSOE para permitir la investidura de Pedro Sánchez, pero sólo llegó a celebrar una primera reunión, antes de la crisis del coronavirus. Este martes, el Gobierno central reiteró su disponibilidad y dijo que "el problema" para poner fecha era el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Veto a Cs en los Presupuestos

El portavoz de ERC en el Congreso, por otra parte, ha advertido al Ejecutivo de que su partido no apoyará los Presupuestos Generales del Estado (PGE) si éstos cuentan con el respaldo de Ciudadanos (Cs), pues considera a este partido "incompatible" con el suyo y cree que conllevaría "a la larga" la "muerte" del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos.

Según el dirigente de ERC --cuyo partido gobierna en Cataluña con los herederos de la antigua CiU desde 2015-- con los PGE se "pone música" al proyecto del Gobierno, por lo que a su entender es "falso y falaz" que no tengan ideología. Algo que, a su juicio, hace incompatible un acuerdo que incluya a ERC y Cs, al que reprocha que gobierna junto al PP en la Comunidad de Madrid o Andalucía con el apoyo de Vox.

"Las banderas no curan"

Tras años de reivindicaciones centradas en el nacionalismo catalán, el diputado independentista dice ahora que "la gente no come banderas ni las banderas curan", por lo que ve prioritario aprobar políticas sociales y acabar con la pandemia. Eso sí, aclarando que lo que denomina el "conflicto político" de Cataluña "no se puede esconder" y debe seguir buscándose una solución.