Menú Buscar
El rey Felipe VI, durante su mensaje de Navidad / EFE

El Rey defiende la concordia frente al "rencor y el resentimiento de nuestra peor historia"

En su discurso de Nochebuena, el monarca no se ha referido explícitamente a Cataluña, pero ha avisado de que "la superación de los grandes problemas y las injusticias nunca puede nacer de la división"

24.12.2018 21:10 h.
10 min

El Rey ha defendido la unidad y la concordia entre españoles frente al "rencor y el resentimiento", actitudes que "forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan". En su tradicional discurso de Nochebuena, el monarca no ha hecho alusiones explícitas a la cohesión territorial, como hizo en años anteriores en referencia al conflicto catalán, pero ha dedicado buena parte del mismo a la celebración del 40 aniversario de la Constitución, a los valores como el diálogo y la concordia que la inspiraron y a la necesidad de superar los problemas, "nunca desde la división". Ha sido una intervención muy centrada, además, en los problemas de los jóvenes y los retos de la modernización de España.

Don Felipe ha recordado que, lo largo de los últimos años, "os he venido transmitiendo en Nochebuena mis inquietudes y reflexiones sobre nuestra democracia; sobre la cohesión social y territorial, la economía y el paro o la educación; también sobre la corrupción, el terrorismo, o la violencia contra las mujeres; una violencia, de tan triste actualidad y que merece siempre nuestra repulsa y condena más enérgica y el empeño de toda la sociedad para erradicarla de nuestra vida. Todas estas cuestiones que acabo de mencionar nos siguen preocupando, por supuesto, muy seriamente".

congreso rey

El Rey Felipe VI y la Reina Letizia durante la celebración del Día de la Constitución en el Congreso

Sin embargo, Don Felipe ha querido dedicar su intervención a los más jóvenes, a los que no votaron la Constitución. "Quiero hablaros de nuestra convivencia, de los principios en los que se inspira, pensando en el presente y también en el futuro, en nuestras generaciones más jóvenes, a las que hoy me voy a dirigir especialmente", ha dicho.

El pasado 6 de diciembre, con motivo del 40 aniversario de nuestra Constitución, "recordé nuevamente los ideales que animaron y unieron a los españoles durante la transición política y que han sido el fundamento, la base de nuestra libertad y de nuestro progreso de estos últimos 40 años: la reconciliación y la concordia; el diálogo y el entendimiento; la integración y la solidaridad. Quienes vivieron aquellos años saben bien que si hay algo que los define fue el valor de trabajar juntos y unidos pensando en nuestro país y en su futuro; fue la voluntad de los españoles de entenderse y la de los líderes políticos, económicos y sociales de llegar a acuerdos, a pesar de estar muy distanciados por sus ideas y sentimientos".

"Un objetivo claro, la democracia y la libertad"

"A todos --ha añadido-- les unía un objetivo muy claro: la democracia y la libertad en España; definir unas reglas comunes que garantizaran nuestra convivencia. Y lo lograron. De ese éxito nos hemos beneficiado las siguientes generaciones; y lo que debemos hacer hoy es todo lo que esté en nuestras manos para que esos principios no se pierdan ni se olviden, para que las reglas que son de todos sean respetadas por todos. Y de esa manera asegurar a los jóvenes, con mayor garantía, nuevas décadas de progreso y avance como las que nosotros afortunadamente hemos conocido".

rey leonor

El Rey observa cómo su hija mayor, la Infanta Leonor, lee unos párrafos de la Constitución española

Por ello, "a los que no vivisteis aquel tiempo y especialmente a las generaciones más jóvenes, tenemos el deber de haceros partícipes de ese período de nuestra historia, de ese camino que permite entender por qué y cómo España ha conseguido el cambio más radical de su historia; por qué y cómo ha avanzado y prosperado tanto nuestra sociedad desde entonces. Yo creo que eso es necesario, sí; pero también creo que no es suficiente. Porque como sociedad tenemos una deuda pendiente con nuestros jóvenes. Somos responsables de su futuro y las circunstancias de hoy en día no son, ni mucho menos, las más fáciles".

Trabajo y salario dignos

En este sentido, el Rey ha hecho un repaso a las dificultades que tienen las nuevas generaciones en tiempos de cambio constante. "Los jóvenes vivís inmersos en la realidad de una sociedad tecnológica -de cambios continuos y acelerados- que plantea nuevos interrogantes, pero que a la vez está llena de nuevas oportunidades. Tenéis talento, creéis en la paz, estáis abiertos al mundo porque sois y os sentís europeos, sois solidarios, estáis comprometidos con las causas sociales, con la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. Queréis vivir y convivir, pero tenéis problemas serios. Sabéis que es muy difícil encontrar trabajo sin una adecuada formación. Muchos la tenéis, pero a veces os veis obligados a ocupar un puesto de trabajo que no es para el que os habéis preparado o que no responde a vuestras expectativas".

Por todo ello "os tenemos que ayudar: a que podáis construir un proyecto de vida personal y profesional, con un trabajo y un salario dignos, a tener un lugar adecuado donde vivir y, si así lo queréis, a formar una familia y poder conciliar con la vida laboral. Nuestra responsabilidad, la de toda nuestra sociedad, es que vuestra capacidad, vuestra motivación, vuestra ilusión y esfuerzo, venzan a las dificultades; porque tenemos la obligación -contando con vosotros, con vuestra energía-, de seguir construyendo día a día un país mejor, más creativo, más dinámico, y siempre en vanguardia; una España más cohesionada socialmente y más comprometida con la igualdad real entre hombres y mujeres".

"Incompatible con el rencor y el resentimiento"

Ha insistido en preservar la convivencia, que se basa "en la consideración y en el respeto a las personas, a las ideas y a los derechos de los demás; que requiere que cuidemos y reforcemos los profundos vínculos que nos unen y que siempre nos deben unir a todos los españoles; que es incompatible con el rencor y el resentimiento, porque estas actitudes forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan; una convivencia en la que la superación de los grandes problemas y de las injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo y de la unión ante los desafíos y las dificultades. Una convivencia, en fin, que exige el respeto a nuestra Constitución; que no es una realidad inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela nuestros derechos y libertades".

Don Felipe ha afirmado que "los proyectos necesitan unos cimientos sólidos, y la España de hoy los tiene, porque están hechos de una voluntad decidida de concordia, de paz y de entendimiento". Al respecto, ha subrayado que "la convivencia -que siempre es frágil, no lo olvidemos- es el mayor patrimonio que tenemos los españoles. La obra más valiosa de nuestra democracia y el mejor legado que podemos confiar a las generaciones más jóvenes; y, por ello, debemos evitar que se deteriore o se erosione; debemos defenderla, cuidarla, protegerla; y hacerlo con responsabilidad y convicción".

Respecto a la "nueva realidad que nos impone el siglo XXI", el Rey anima a "ser capaces de alcanzar consensos cívicos y sociales que aseguren el gran proyecto de modernización de España". Y hacerlo "con coraje y sin descanso. Porque todos podemos hacer mucho por el bien común, y superarnos cada día"

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información