Menú Buscar
La activista independentista Pilar Rahola, en el programa 'FAQs' de TV3

Rahola y Llach aprovechan la huelga de hambre para presionar a ERC

La decisión de Jordi Sànchez y Jordi Turull lleva ahora a pedir “unidad” a los republicanos para elaborar listas conjuntas

02.12.2018 16:46 h.
3 min

“Imagino que alguien de ERC se sumará a la huelga de hambre, pero debe ser una decisión personal”. “¿Tenemos dos magníficos candidatos a la presidencia de la Generalitat, ¿Qué hace falta más para ir juntos?”. Las reflexiones del mundo postconvergente se sucende. Esas dos son de Pilar Rahola y de Lluís Llach, que forman parte del núcleo de confianza de Carles Puigdemont. ¿Qué está en juego?

La huelga de hambre decidida por Jordi Sànchez y Jordi Turull no es compartida por todo el universo independentista. Ya no se trata de activistas o de los llamados “independentistas consecuentes”, como Bernat Dedéu, sino de los republicanos, que apoyan públicamente la decisión, pero mantienen sus reservas.

El liderazgo de Sànchez

La decisión no fue compartida por todos los políticos presos en Lledoners. Los presos de Esquerra Republicana, dos dirigentes de peso, Oriol Junqueras y Raül Romeva, no lo ven claro. Pero lo que se dirime es una lucha interna por los espacios de liderazgo.

Jordi Sànchez ha asumido el liderazgo de la Crida per la República, el movimiento que intenta pone en pie Carles Puigdemont. Después de una semana muy dura para el Govern de Quim Torra, con protestas sociales que han dejado en evidencia la capacidad de gestión del Ejecutivo catalán, llega esa decisión que pone en el centro del debate político a los políticos presos.

Jordi Sánchez y Artur Mas, que aparecen en una imagen de archivo, están juntos en la Crida / EFE

Jordi Sànchez y Artur Mas, en una imagen de archivo

Esquerra mantiene las formas

Lo que se intenta ahora, desde varios frentes, y Rahola no es inocente en esa estrategia, es presionar a Esquerra Republicana para que acceda a listas unitarias de todo el independentismo, sea en las municipales o en las elecciones europeas. La presión seguirá en las próximas semanas, con el chantaje emocional que supone que dos políticos inicien una huelga de hambre.

Esquerra mantiene las formas. El diputado en el Congreso, Joan Tardà, ha pedido que se apoye esa decisión, en un acto público, al recalcar que los dos pagan un tributo, "de carácter físico", con su propia salud en juego. Sin embargo, los republicanos consideran que se trata de un error, y mantendrán su estrategia de fondo.