Menú Buscar
Carles Puigdemont y Quim Torra ante el Parlamento Europeo / CG

Puigdemont y Torra ultiman la convocatoria de elecciones

El fallo de la justicia europea sobre la inmunidad de Junqueras y la inhabilitación del presidente cambian el escenario, con ERC paralizada sobre la investidura de Sánchez

7 min

Un nuevo giro en el guion, aunque pudiera figurar en las previsiones. La decisión del Tribunal de Justicia de la UE, radicado en Luxemburgo, sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, y el fallo sobre el presidente de la Generalitat, Quim Torra, inhabilitado por un año y medio, precipitará la convocatoria de elecciones. Carles Puigdemont, beneficiado por la decisión europea sobre Junqueras, y Torra ultiman la convocatoria de elecciones en los próximos seis meses, el lapso que servirá como plataforma desde Bruselas para dar la batalla final en el campo independentista.

Para Esquerra la decisión europea sobre Junqueras es una victoria, pero supone también un contratiempo. Los republicanos paralizaron las negociaciones con el PSOE sobre la investidura de Pedro Sánchez. ¿Cómo pueden ahora seguir como si no hubiera pasado nada?

La Eurocámara levanta la prohibición de entrada a Puigdemont y Comín / EUROPA PRESS

A la espera de la Abogacía del Estado

La voluntad de abrir una nueva etapa es firme. No hay otra alternativa, según la dirección de Esquerra. Pero la decisión que se tome en las próximas semanas se debe “poder vender a la militancia”, según las fuentes consultadas. Y lo que se pide es que la Abogacía del Estado tenga algún gesto favorable a la aplicación de la sentencia europea. Ya lo hizo el pasado mes de junio, cuando la Abogacía del Estado pidió al Tribunal Supremo que aceptara que Oriol Junqueras pudiera acceder al acta de eurodiputado. La Fiscalía lo rechazó.

Ahora, el Gobierno, en boca de la vicepresidencia Carmen Calvo, asegura que el organismo público, que depende del Ministerio de Justicia, analizará con todo detalle la sentencia de Luxemburgo, y buscará que se aplique de la mejor forma posible, para favorecer a Junqueras. Pero el margen es pequeño. Esquerra deberá tomar una decisión: o facilita la investidura de Sánchez o se entra en un periodo de gran incertidumbre, con posibles nuevas elecciones generales, o con la formación de un Gobierno de concentración entre PSOE y PP, que, por ahora, no se vislumbra.

Puigdemont, con la vista en Perpiñán

¿Pero cómo incide todo eso en Cataluña, en la política doméstica? El Tribunal Supremo debe interpretar cómo aplica esa sentencia, según señala el propio tribunal de Luxemburgo: “El tribunal competente (el Supremo) es a quien incumbe apreciar los efectos aparejados a las inmunidades de que goza el señor Junqueras”. Y puede dejar en libertad a Junqueras, o mantenerlo en prisión, porque existe una condena tras el juicio oral en el Supremo y pedir, en todo caso, un suplicatorio al Parlamento europeo. Ese proceso exige un tiempo, unos seis meses, el mismo que podría tener Carles Puigdemont para ser, en ese plazo, eurodiputado, y plantear desde Bruselas un duro pulso contra el Estado español, que le permita catapultarse electoralmente, de nuevo, como candidato en las elecciones catalanas.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra / EFE
El presidente de la Generalitat, Quim Torra / EFE

Eso es lo que ya se ha comenzado a vislumbrar, según fuentes de Junts per Catalunya. Una larga campaña electoral, con más opciones para Puigdemont y JxCat en la medida en la que Esquerra acabe facilitando la investidura de Pedro Sánchez. La posibilidad de que la opción de los exconvergentes ganen otra vez la batalla interna contra Esquerra es real, porque Puigdemont tendrá una plataforma enorme desde Bruselas, con la opción de instalarse en Perpiñán, como coreaban los miembros del grupo parlamentario de JxCat este jueves. Puigdemont no podría recoger el acta de diputado del Parlament de Cataluña, pero sí sería candidato, con un número dos para presidir la Generalitat.

Sánchez e Iceta, ¿cambio de planes?

La inhabilitación de Torra facilita todo ese proceso. El recurso que presentará Torra ante el Supremo, tras el fallo del TSJC, significa un tiempo precioso para mantener esa tensión con el Gobierno del Estado. En el momento pactado con Puigdemont, Torra firmará la convocatoria electoral, al borde de su inhabilitación definitiva como cargo público, por el delito de desobediencia.

¿Lo puede cambiar Esquerra? Dependerá del PSOE. La estrategia que se había planificado podría servir todavía, con Pedro Sánchez en Madrid, y Miquel Iceta en Cataluña, buscando un tándem en la política catalana junto a los republicanos. El PSOE es consciente de que Esquerra ha decidido, realmente, un cambio de rasante. Ni proyectos unilaterales, ni más excesos retóricos. Pero eso sí: debe haber una solución a medio plazo para los dirigentes políticos en prisión, empezando por Junqueras.

Aragonès y el acuerdo con los 'comuns'

Los republicanos también desean elecciones en Cataluña. El problema para el nuevo hombre fuerte de ERC, Pere Aragonès, es cómo llegar a la cita, y el peor escenario es que sea con un Puigdemont crecido como eurodiputado, aunque esa condición no será automática, y dependerá ahora del propio Parlamento europeo y de cómo interpreta el caso Junqueras, tras la decisión del tribunal de Luxemburgo.

Aragonès negocia los presupuestos de la Generalitat de 2020 con los comuns, con la intención de exhibir en la campaña electoral el avance en todos los ámbitos de los servicios públicos que significarían esas nuevas cuentas. Pero el único que puede decidir esa circunstancia, la convocatoria electoral, es Quim Torra, y siempre a partir de lo que le indique Carles Puigdemont.